Mi hijo tiene tos "de perro": ¿Qué hacer?

Dos pediatras explican por qué se produce este tipo de tos, en qué casos es grave y qué virus están provocando el aumento de casos respiratorios en niños y niñas

Lo que debes saber si tu hijo pequeño sufre de tos

Durante los últimos días se está viendo el aumento de casos respiratorios en niños que generalmente son por virus, los cuales desarrollan cuadros leves.  Algunos de los síntomas son la tos que algunos llaman “tos de perro”, que viene acompañada de un pitido al respirar o el niño se pone ronco.

La pediatra Maythe Melgar explica que esta tos aparece por un proceso viral causado por los mismos virus del resfriado y es muy común en otoño e invierno.  

¿Cómo identificar que la tos seca es por un proceso viral? 

Melgar refiere que al principio, los niños y niñas pueden manifestar congestión nasal y fiebre, luego se va agregando disfonía (ronquera), tos seca y algunos pueden emitir un ruido agudo como pito o chillido al respirar llamado estridor.  La especialista recalca que ante la congestión y fiebre, los padres no deben alarmarse.

Sobre la tos, puede empeorar por la noche o cuando el pequeño llora.  El tratamiento de la misma dependerá de la severidad, por lo tanto tiene que ser evaluado, ya sea por consulta o emergencia.

Signos de alarma para estar vigilantes:

Si bien la fiebre y la congestión no debe ser motivo de preocupación, la pediatra menciona que sintomas si deben ser motivo de emergencia:

  • Respiración rápida.
  • Agitación.
  • Hundimiento de los músculos al respirar.
  • Estridor (sonido agudo que se produce en la inspiración) mientras el menor reposa.
  • Coloración morada o azul de labios.

Virus que provocan síntomas respiratorios

El Dr. Gustavo Rivara, pediatra y neonatólogo, indica que hay dos virus que están circulando y que han provocado el aumento de complicaciones respiratorias en los niños.  Se trata del virus sincitial respiratorio y el adenovirus.

El virus sincitial respiratorio se caracteriza por presentar catarro, dolor de garganta, tos seca, fiebre, dolor de cabeza.  “En algunos niños con factores de riesgo con enfermedades crónicas, pulmonares o nacieron prematuros, con bajo peso podrían progresar hacer neumonía que requiere cuidado hospitalario”, detalla Rivara.

El especialista agrega que esta complicación se caracteriza por dificultad para respirar.  “Se hunde el cuello porque el niño usa los músculos respiratorios con mucha energía para respirar, los labios se ponen morados”.

En el caso del adenovirus, Rivara explica que se puede diferenciar del virus antes mencionado porque además de manifestaciones respiratorias, se presentan síntomas digestivos como diarrea y cuadros de conjuntivitis. 

Asimismo, este virus inicia con fiebre de uno a cuatro días y el proceso de recuperación puede tardar de una a dos semanas.  Rivara enfatiza en que no se deben usar antibióticos ni corticoides, la fiebre se maneja en casa mientras no haya cuadro de vómitos y otros signos de alarma.