“No tengo ganas de tener relaciones sexuales”: ¿Tiene consecuencias?

¿Tienes sexo sin ganas o por quedar bien con tu pareja? Conoce qué pasa en tu mente y cuerpo cuando se dan estas situaciones de manera frecuente 

Relaciones sexuales sin ganas puede afectar tu salud mental.

Tener relaciones sexuales sin ganas o por compromiso es una dinámica que puede darse en los encuentros de parejas y más allá de buscar el placer del otro, puede repercutir negativamente en la vida sexual de una persona, más aún si sucede de manera frecuente.

Según el portal especializado en sexología, Platanomelón, la motivación en las parejas para tener relaciones sexuales se puede clasificar en dos categorías, como objetos de acercamiento y objetos de evitación.

“De acercamiento se refiere a tener sexo para intimar con la pareja y experimentar algo positivo con ella y la evitación se refiere a tener sexo para evitar consecuencias negativas, por ejemplo, no quiero hacer sentir mal a mi pareja, señala el portal en este video

¿Qué consecuencias se dan si tengo sexo por compromiso o sin ganas?

Mantener relaciones sexuales cuando realmente no te apetece o lo haces por compromiso hacia tu pareja puede afectar directamente al deseo sexual e incluso tu salud mental, ya que significa forzarte y es lo contrario al cuidado y respeto hacia uno mismo.

“Puede conducir a que sientas el sexo como algo desagradable, que no quieres repetir porque tu mente lo acaba haciendo como una tarea o bien algo que no te gusta, en vez de encontrarlo placentero o deseable para intimar y conectar con alguien, indican.

A largo plazo, puedes hacerte sentir muy incómoda o incómodo con tu pareja. Por ejemplo, si te pone la mano encima de la pierna, tú directamente busques apartarte porque piensas que eso significa tener sexo y no quieres.

Esto puede llevarte también a entrar a un círculo negativo de evitar cualquier tipo de intimidad física y emocional o, sin darte cuenta, puedes llegar a entrar en resentimientos hacia tu pareja, al punto de afectar tu salud mental y generar sentimientos negativos.

¿Qué hacer para evitar forzarme a tener sexo sin ganas?

“Si te encuentras a menudo con esta situación, trata de comunicarte y empezar a aprender a poner límites. La capacidad de poner límites es una muy buena señal de autoestima y autocuidado”, resaltan el portal.

Asimismo, recuerda que el consentimiento es muy importante y antes pregúntate si realmente te apetece tener relaciones sexuales o qué clase de intimidad, ya que no toda actividad en pareja debe llegar al sexo como meta final. 

Pueden darse momentos casuales en la cama o el sofá, uso de juguetes sexuales, un poco de romanticismo, besos y caricias, entre otros actos que te permitan tener un encuentro placentero sin sexo, los cuales incluso pueden ser estímulos para despertar el deseo sexual.

“Si simplemente no quieres desnudarte o involucrar genitales ni tener un orgasmo, está genial y si no te apetece nada absoluto, es una decisión súper respetable. Quizás quiere lo mismo y no lo sabes, solo tienes que comunicárselo a la otra persona”, recomiendan. 

Etiquetas: