¿Por qué amaneces con la boca amarga y mal aliento?

¿La sensación de boca amarga está relacionada a un hígado enfermo? Te explicamos las causas más comunes por las que sufres de este malestar

Lo que debes saber sobre la boca amarga

Muchas personas tienen la creencia de que tener o amanecer con la boca amarga y sufrir de mal aliento está asociado con problemas en el hígado, sin embargo, esto se trata de un mito y en breve te compartiremos la opinión de varios especialistas.

El Dr. Julio Marcelo, médico gastroenterólogo, explica que la primera causa de la boca amarga está relacionado a problemas odontológicos como: las caries, gingivitis o sarro.  En su opinión, el hígado normalmente no da síntomas cuando está enfermo.

Por su parte, la doctora Giannina Romero, médico cirujana, indica que la sensación de boca amarga es un síntoma de la acidez estomacal y para ello recomienda lo siguiente:

  • Cenar 2 horas antes de acostarse.
  • No saltarse las comidas.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar el alcohol y las gaseosas.
  • Realizar ejercicios.

Por su lado, el Dr. Bernardo Biella, médico y cardiólogo argentino, menciona que el mal aliento, la acidez y la sensación de amargor en la boca se suele manifestar cuando una persona consume bebidas que contengan alcohol, café o come alimentos como los ajos y cebollas.  

Sin embargo, la sensación de boca amarga y la lengua se pone blanca por más de una semana puede ser producto de una gastritis, úlceras, una hernia de hiato y en casos más graves podría tratarse de un tumor oculto en el estómago.

¿Cómo se describe el mal sabor en la boca?

Un sabor alterado persistente en la boca se conoce médicamente como disgeusia. Este se describe como desagradable y puede durar mucho tiempo hasta que se trate la causa.

Algunos pacientes pueden experimentar un sabor constante que lo describen como:

  • Amargo
  • Metálico
  • Rancio o fétido
  • Salado

Una persona aún podría tener el sabor incluso después de cepillarse los dientes. También podría experimentar otros síntomas.

Por ello, los especialistas recuerdan que ante cualquier malestar, lo mejor es visitar a tu médico y evitar el normalizar los síntomas.