Línea Amarilla y Rutas de Lima: las millonarias ganancias de los peajes

Hechos en las gestiones de Castañeda Lossio y Villarán plantean preguntas de por qué tanto aumento y ganancia en los peajes

Línea Amarilla y Rutas de Lima: las millonarias ganancias de los peajes

Contratos de los peajes en Lima en la mira. Foto: Cuarto Poder

El negocio de los peajes está repartido en dos grades concesiones, cada uno con sus contratos. Una concesión es la de Línea Amarilla, que maneja la concesionaria Lamsac, que antes controló OAS pero que ahora tiene otros accionistas. La otra es Vías Nuevas de Lima, cuya concesionaria es Rutas de Lima, que antes manejó Odebrecht, pero ahora ya no.

Para cuando empezó el cobro de peajes Villarán ya enfrentaba el proceso revocatorio. En ese contexto, el mismo febrero del 2013 firmó la primera adenda del contrato.

La adenda establecía el cambio de nombre de Línea Amarilla a Vía Parque Rímac, la incorporación del proyecto Río Verde, y otras obras adicionales por US$ 130 millones, que sumados a los US$ 570 comprometidos originalmente, elevaba la inversión a US$ 700 millones.

Además, se dispuso que el 7% de los peajes sea para la Municipalidad de Lima. A cambio, la concesión se extendió diez años más. Fue una medida amparada en las cláusulas 4.5 y 4.6 del contrato firmado por Castañeda, que establecen compensaciones en caso de gastos adicionales. Pero la Fiscalía sostiene hoy fue una decisión a cambio de fondos para la revocatoria.

Luego llegó octubre del 2014, un mes intenso, problemático y decisivo. La exfuncionaria de Castañeda, Gissele Zegarra, ya venía intercambiando mensajes de Whatsapp con Leo Pinheiro, el jefe OAS, para pedirle el retiro de los paneles de Parque Rímac.

El 5 de octubre, Castañeda ganó las elecciones y el 14 de octubre Zegarra y Pinheiro coordinaron por whatsapp una reunión en Lima con Castañeda para hablar de la concesión.

La firma del Acta de Trato Directo es crucial para las actuales investigaciones. En abril pasado, en Brasil, un ex miembro de la alta dirección de OAS le habría dicho al fiscal Carlos Puma que, por su suscripción, el hoy detenido José Miguel Castro habría pedido US$ 7 millones, y no necesariamente para la reelección, pues cuando se firmó, Villarán ya había sido derrotada.

Dos días después de la firma del Acta, Pinheiro y Gissele Zegarra volvieron a coordinar una reunión con Castañeda, y el día siguiente, 23 de octubre, fijaron la fecha de la reunión: 1 de noviembre.

El 24 de octubre Pinheiro respondió el pedido de Zegarra de no firmar con la todavía alcaldesa Villarán el contrato para ejecutar Río Verde: “Quédate tranquila. No vamos a hacer nada sin el consentimiento de ustedes”, escribió Pinheiro. A Castañeda no le interesaba la obra y Pinheiro, al parecer, le dio gusto.

Pero la reunión pactada se frustró porque poco después Leo Pinheiro fue detenido por pagar sobornos al presidente Lula y a funcionarios de Petrobrás, y 5 de agosto del 2015 fue condenado a 16 años de cárcel.

El 29 de febrero del 2016 la gestión de Castañeda y Lamsac suscribieron un acta para aprobar nuevos incrementos de peaje, en dos fechas, como hizo Villarán.

Así, en marzo del 2016 pasó de 4.50 soles a 5 soles, y a fines de ese año volvió a subir a 5.30 soles. A fines del 2018 la tarifa se colocaba en 5.70 céntimos, hasta hoy.

El 5 de agosto del 2016, movido por los avances del caso Lava Jato en Brasil, Invepar vendió la concesión de Lamsac a la empresa francesa Vinci por US$ 1,450 millones. en plena crisis por el caso Lava Jato, la operación fue autorizada por la gestión de Luis Castañeda.

El contrato para esta concesión fue suscrito entre Susana Villarán y el consorcio Rutas de Lima, de control total de Odebrecht. El concesionario debía ejecutar obras por US$ 520,000 a cambio de treinta años de peajes, aunque el 4% de los cuales serían para la Municipalidad de Lima.

Villarán enfrentaba su proceso de revocatoria y en Brasil, Odebrecht, por pedido de José Miguel Castro, aportaba US$ 3 millones para su campaña: US$ 2 millones para la estrategia publicitaria a cargo de Luiz Favre y Valdemir Garreta, y US$ 1 millón en efectivo para él.

En febrero del 2013, un mes después de la firma del contrato, empezó la recaudación de los peajes, y en julio de ese año se aplicó la primera alza, de 3 soles a 3.50 soles. En noviembre del 2014 volvió a subir a 4 soles.

En el 2015, ya con Castañeda en el sillón edil, se modificó el diseño del intercambio vial El Derby, lo que retrasó su ejecución hasta el día de hoy, y el año siguiente, marzo del 2016, Marcelo Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión por el caso Lava Jato.

Pese a las dificultades que empezaba a tener Odebrecht, en mayo del 2016, Rutas de Lima y el municipio firmaron un acta para aumentar el peaje de 4 soles a 5.50 soles, y se acordó la implementación de una nueva unidad de peaje en Chillón.

LEEConcejo de Lima sesiona este lunes 20 de mayo para evaluar anulación de peajes

LEEDefensoría del Pueblo plantea la revisión de contratos de peaje