Caso 'Escuadrón de la Muerte': testimonios claves revelan cómo opera la organización

Colaboradores eficaces brindan nuevas evidencias en el caso que implica al comandante de la Policía, Enrique Prado Ravines y a otras altas autoridades policiales

(Foto: Captura/Video: Cuarto Poder)

Tras un exhaustivo trabajo de investigación, el Ministerio Público ha formulado acusación contra nada menos que 61 personas. Casi todos efectivos policiales que formaron parte de una presunta organización criminal, un 'Escuadrón de la Muerte', dedicado a captar a presuntos delincuentes para convencerlos de cometer delitos ideados por ellos, montar una escena ficticia y emboscar a sus víctimas asesinándolos, para finalmente presentar el hecho como un operativo exitoso.

Gracias a los testimonios de los testigos y de dos colaboradores eficaces, la Fiscalía ha podido determinar cómo operaba esta organización responsable del asesinato de más de 20 personas en por lo menos 7 casos. Uno de los más sonados, fue el ocurrido en la autopista Ramiro Prialé el 29 de junio del 2015. Un operativo policial que terminó con 4 presuntos delincuentes muertos y un vendedor de cometas herido. Luis Alberto Laos García estacionó su taxi cargado de cometas en la zona y de pronto un disparo le atravesó el hombro. Lo siguiente fue que, un policía abrió la puerta del auto, lo arrojó al suelo y lo golpeó.

Luis Alberto Laos no entendía lo que sucedía y les suplicaba que no lo matasen. A pocos metros, la Policía mató a cuatro presuntos delincuentes que, según la versión oficial, estaban a punto de cometer un asalto y cuando iban a ser intervenidos abrieron fuego contra los policías, pero nada de eso habría ocurrido. Según el colaborador eficaz 2017, un informante de la Policía reclutó a los presuntos delincuentes diciéndoles que iban a asaltar un furgón que venía del interior cargado de dinero.

Los asaltantes centrados no sospechaban que el furgón estaba lleno de policías listos para disparar. El comandante Prado, al que se refiere el colaborador, es el comandante de inteligencia de la Policía Enrique Prado Ravines, sindicado por la Fiscalía como el líder de la organización criminal. 

Según la tesis del Ministerio Público, Prado Ravines formó lo que se conoce como una triada perfecta con otros dos oficiales: el coronel César Eugenio Iturrizaga Cruzzalegui, jefe de la división de robos de la Dirincri, y Marco Patricio Jara Ulrich, jefe de la Sub Unidad de Acciones Tácticas SUAT. Prado Ravines realizaba los informes de inteligencia que daban cuenta de la inminente ejecución de un delito, Iturrizaga movilizaba a sus hombres de la división de robos y pedían el apoyo de SUAT con el argumento de que los delincuentes poseían alto poder de fuego.

En el caso Ramiro Prialé, la investigación fiscal ha determinado que incluso se llegó a utilizar francotiradores apostados en un cerro aledaño a la autopista. En el video de la cámara de vigilancia, las pericias han logrado establecer que uno de los francotiradores es el que vemos descendiendo del cerro para reunirse con los demás efectivos.

Los cinco presuntos delincuentes fueron acribillados y el vendedor de cometas que estuvo en el lugar equivocado, en el momento equivocado, sobrevivió de milagro. Como en los otros casos, ningún policía resultó herido.

El 9 de octubre del 2014, el entonces ministro del interior Daniel Urresti informó así sobre un operativo policial en el que murieron abatidos a tiros 4 presuntos delincuentes. Sin embargo, el testimonio de un informante revelado en Cuarto Poder aseguró que, no hubo tal enfrentamiento. Y que los supuestos asaltantes fueron ejecutados extrajudicialmente.

Los colaboradores eficaces han relatado cómo se fabricó la escena: un informante reclutó a los asaltantes, algunos de nacionalidad colombiana, con el cuento de que en el edificio vivía un empresario maderero al que sería fácil asaltar, pero lo que sus víctimas no imaginaban era que tanto en el interior del inmueble como en los alrededores estarían escondidos los policías listos para desatar una lluvia de balas sobre ellos. Cuando llegaron a cometer el atraco, tres ingresaron al edificio y dos se quedaron esperando en el auto, que fue inmediatamente rodeado por un grupo de policías.

Prácticamente todos los ejecutados tenían antecedentes policiales o penales. La organización se preocupaba de reclutar personas con prontuario para hacer más creíble que fueron ultimados delinquiendo y para, al mismo tiempo, descalificar cualquier denuncia de algún eventual sobreviviente o de los familiares de sus víctimas.

Lo mismo sucedió el 11 de junio del 2013 cerca al puente Santa Anita. Según la versión oficial, 3 delincuentes fueron abatidos mientras asaltaban a un empresario que transportaba dinero. En las imágenes captadas mientras los efectivos buscaban a presuntos fugados en un centro comercial puede verse a Prado Ravines, pistola en mano, dirigiendo el operativo.

Según la investigación fiscal, este asalto también fue armado por la presunta organización criminal liderada por Prado Ravines. En la camioneta en la que se movilizaba el supuesto empresario viajaban policías y los presuntos asaltantes centrados fueron, como en los oreos casos, emboscados y acribillados.

Debido a esta modalidad de ocultar integrantes de la organización armados hasta los dientes en los vehículos que iban a ser supuestamente asaltados, la presunta organización criminal liderada por Prado Ravines ha sido bautizada como Caballo de Troya. Y, según la fiscalía, actuaba bajo el manto protector del general, ahora en retiro, Vicente Álvarez.

El fiscal Rodas ha pedido prisión preventiva para 58 de los 61 imputados por estos hechos. De ellos, 56 son efectivos policiales y dos son los informantes a sueldo de la policía, uno de los cuales ya está sentenciado por su participación en estos hechos. Los imputados son acusados de los delitos de asociación ilícita para delinquir y asesinato, crímenes que tienen una pena de hasta 35 años de prisión. Además, considera como tercero civilmente responsable a la Policía nacional del Perú.

A la organización criminal 'Caballo de Troya', la Fiscalía le atribuye el asesinato de 33 personas a nivel nacional, y no descarta que haya realizado otras ejecuciones extrajudiciales mientras estuvo activo, entre los años 2012 y 2015. Policías de distinto grado y diferentes unidades liderados por sus superiores que se convirtieron precisamente en lo que estaban llamados a combatir.

LEERichard Concepción Carhuancho es investigado por presunto abuso de autoridad 

LEEKeiko Fujimori: Esperamos que la justicia se imponga a la persecución