Útil e Interesante

¿Qué pasa si un niño mayor de 2 años sigue lactando?

¿Cómo debe darse el "destete"? ¿De manera natural o planificada? Un pediatra explica cuál es la edad ideal para que tu niño deje de lactar y qué tomar en cuenta si decidiste dejar la lactancia

La lactancia materna tiene un sinfín de beneficios en la salud de los infantes. Pero, ¿cómo saber cuándo es el tiempo correcto de iniciar el destete”?  Este puede convertirse en un proceso difícil que requiere planificación y asesoría médica.

El Dr. Gustavo Rivara, pediatra neonatólogo, explica que la lactancia materna exclusiva se da durante los primeros seis meses de vida. Luego, se complementa con la ingesta de alimentos sólidos para después perder protagonismo gradualmente.

¿Hasta cuándo debería lactar un niño o niña?

El ser humano debería lactar más o menos dos años. Desde el punto de vista antropológico, por ejemplo, a través de estudios del ser humano en la prehistoria, más o menos cuando el bebé alcance cuatro veces el peso de nacimiento (2 a 4 años de edad)”, indica el Dr. Rivara.

El especialista menciona que el proceso de destete no es rápido y simple, sino que implica ajustes en el ámbito nutricional inmune, bioquímico, psicológico, etc., que van a tener un impacto en el metabolismo del infante.

Además, el doctor agrega que la decisión de dejar la lactancia le compete solamente a la madre, junto a la pareja o incluso también puede involucrar al niño.

¿Cómo debe ser el proceso de un destete natural?

El Dr. Rivara explica que debe darse de manera espontánea y respetando las señales naturales que te da el infante, que usualmente se observa entre 2 a 4 años de edad.

Sin embargo, el pediatra resalta que a partir del segundo año de vida, el infante no debe tomar más de 700 ML (¾ de litro) de leche materna, ya que puede disminuir la ingesta de alimentos y comprometer el estado nutricional de los niños.

¿Cuándo se requiere un destete planificado?

Aquí un especialista debe recomendar una estrategia para detener la lactancia materna de manera progresiva. Las razones pueden ser diversas, y a diferentes edades del infante, pero cada decisión debe ser respetada, indica el Dr. Rivara:

“Hay madres con poca producción de leche, el bebé ya no está creciendo, la lactancia genera dolor en la madre, padecen de mastitis, los niños tienen dientes, por asuntos laborales, hay una siguiente gestación o se quiere empezar una gestación”.

Recomendaciones

Como un consejo importante, el pediatra menciona que la lactancia materna no debe ser una solución a los berrinches ni para calmar a los bebés e infantes, ya que ello perpetúa la lactancia.

Optar por el destete parcial, de forma diurna: “Por ejemplo, si la mamá tiene que trabajar, no le da lactancia durante el día y cuando llegue a casa reinicia la lactancia en la noche, así el niño puede dormir”.

El destete nocturno también se puede aplicar para que los niños duerman tranquilos, sin embargo, el especialista menciona que el gran problema es condicionar los despertares nocturnos del niño.

“Recuerda que se trata de que este proceso se dé paulatinamente, respetuosamente, y que cada quien tome la estrategia que mejor le convenga”, recomienda el Dr. Rivara.

Etiquetas maternidad
Deja un comentario

RELACIONADOS