¿Desde qué edad debes comenzar tu rutina skincare y qué incluir?

Con solo cuatro productos y usándolos de forma constante lograrás tener una piel sana y bonita

Lo que debes saber sobre el uso de la vitamina C

Los especialistas en el cuidado de la piel coinciden en que los 25 años es la edad perfecta para iniciar con una rutina.  El skincare se ha convertido en una tendencia que ha conquistado el corazón de muchos en los últimos años, debido al gran impacto generado durante la pandemia, donde los consumidores comenzaron a adquirir productos más conscientes y con propósito, colocando como prioridad su bienestar integral. 

“Estamos experimentando un alejamiento de los rituales de belleza con múltiples capas hacia una rutina más simple: un fenómeno denominado “skinimalismo”. Según el informe “Belleza Post Pandemia” de Avon, solo el 10% de las mujeres utilizan más de 5 productos diarios para el cuidado de la piel, mientras que el 64% de las mujeres no utilizan más de 3. Las complicadas secuencias del cuidado de la piel con múltiples productos han quedado atrás” afirma al respecto, Gabriela Uribe, Head Marketing activation Beauty & F&H de Avon Perú.

En ese sentido, especialistas brindan una rutina sencilla, para quienes aún no saben por dónde empezar o cómo hacerlo. 

Paso 1 – Limpieza

La limpieza es un paso clave para que la rutina de cuidado de la piel sea efectiva, ya que, si esta no se encuentra realmente limpia, los productos no van a rendir de manera adecuada. Por ello, es recomendable utilizar un limpiador facial, como el agua micelar. Aplícala por todo el rostro con ayuda de un algodón para remover todas las impurezas que puedan estar en nuestra piel. Enjuágate con agua y después de eso, utiliza un jabón de rostro de tu preferencia, uno que se adecue a tu tipo de piel y que termine con cualquier rastro de suciedad. 

Paso 2 – Antioxidante

La vitamina C es un componente antioxidante, que previene el envejecimiento prematuro de la piel, combate los efectos de los radicales libres, por lo que es ideal comenzar a incluirlo en la rutina diaria a una edad temprana. Dispensa 1 o 2 bombas de suero en la palma de la mano y, con las yemas de tus dedos, alisa suavemente sobre la piel limpia del rostro con un movimiento hacia arriba y hacia afuera, evitando chocar con el área de los ojos. Permite que el producto se absorba por completo antes de usar sus humectantes de día.

Paso 3 - Hidratación

El siguiente paso en la rutina es humectar el rostro con una crema hidratante que se acomode a las necesidades de tu piel y que contenga protinol, un ingrediente que ayuda a estimular la producción de colágeno en la piel, restaurando 7 años de pérdida de colágeno en tan solo 7 días de aplicación. No olvides colocar una capa homogénea por todo tu rostro y cuello, para asegurar la hidratación completa de tu piel. 

Paso 4 - Protección

El protector solar suele estar asociado al verano, la playa o la piscina; sin embargo, su uso debe ser constante a lo largo de todo el año. Sella tu rutina con un protector de amplio espectro contra rayos UVA/UVB. 

No olvides que antes de usar cualquier producto para la piel es recomendable que consultes con un dermatólogo de confianza.