Útil e Interesante

¿Cómo reducir el riesgo de sufrir un paro cardíaco?

Un cardiólogo detalla los factores que aumentan la posibilidad de sufrir esta condición y cómo prevenirlo en niños y adultos 

Los latidos anormales del corazón, conocidos como arritmias, pueden necesitar tratamiento a base de fármacos o incluso de una cirugía. Sin embargo, cuando hablamos de un cuadro de arritmia maligna, el paciente necesita estar cerca a un centro de salud con los equipos necesarios para ser auxiliado a tiempo.

¿Hay una manera de prevenir esto? El Dr. Augusto Chois, cardiólogo de la Clínica SANNA de San Borja, señaló en entrevista con “Útil e Interesante” que no se puede evitar, pero sí intentar reducir el riesgo de sufrir un paro cardiaco. Existen dos alternativas:

  • Masticar una Aspirina de 500 miligramos: Al masticar y deglutir esta pastilla se logra reducir la velocidad de desarrollar una obstrucción coronaria.
  • Toser: Esta acción es como realizar un masaje cardiaco.

¿Cómo prevenir el paro cardiorrespiratorio en niños y adultos?
Dependiendo de la actividad que se realice, como un deporte de alto rendimiento, los niños y/o adolescentes pueden pasar una evaluación preventiva con un cardiólogo pediatra. 

Mientras que, en el caso de los adultos, es necesario realizar un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo rutinaria y elaborar un perfil de riesgo coronario, en especial cuando existen factores genéticos que condicionan esta enfermedad.
 

La Organización Mundial de la Salud señala que el 80% de los infartos de miocardio prematuros son prevenibles. Dentro de sus principales recomendaciones están:

  • Consumir una dieta sana: Incluir abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres. No abusar de la sal ni del azúcar.
  • Evitar el tabaco: El riesgo de infarto de miocardio disminuye inmediatamente después de dejar de consumir estos productos.
  • Ejercicio regularmente: Al menos 30 minutos de actividad física ayudan a mantener el sistema cardiovascular en forma. 
  • Verificar y controlar el riesgo cardiovascular.
Etiquetas enfermedades Salud
Deja un comentario

RELACIONADOS