¿Cómo explicarle a un niño la muerte de un ser querido?

Con ayuda de una psicóloga conocerás las palabras correctas que debes utilizar frente a esta situación y cuáles son los errores que comenten algunos padres en estos casos

Una psicóloga explica cómo hablar con los niños sobre la muerte

La muerte de un familiar es un momento doloroso para todos. Pero, los niños son los más curiosos y los que hacen más preguntas.  Por ello, debemos ser claros al darles información y evitar hablarles en metáforas o usar frases como: "se convirtió en una estrella" o "se quedó dormido", ya que lo único que generan es confusión y miedo. 

Generalmente, los niños de siete años a más ya comprenden que algo ha ocurrido. Sin embargo, para un niño de tres años lo más recomendable, según explicó la psicóloga Juliana Sequera a "Útil e Interesante", es recurrir a la narración en base a las funciones vitales.

¿Cuáles son las palabras correctas?
"Lo que hay que decirle es que esta persona ya no está y que no la volveremos a ver.  Esto debe ser explicado según las funciones vitales del cuerpo humano, por ejemplo que la persona ya no piensa, ya no siente, ya no respira", señala la experta. 

como hablar con un niño sobre la muere de un familiar

Si se puede preparar al niño ante una futura pérdida, en el caso de que la persona tenga alguna enfermedad terminal, se recomienda comentar la posibilidad de la muerte del familiar. En este caso, el niño puede visitar al enfermo y decirle poco a poco, que en algún momento ese ser querido no va a estar.

Si es una muerte repentina, como un accidente de tránsito, no es necesario entrar en detalles, pero sí recurrir a la explicación en base a las funciones vitales del cuerpo. 

Errores más comunes al hablar con los niños sobre la muerte
La psicóloga Juliana Sequera nos detalla algunas frases más usadas por los padres en estas situaciones y que se deben evitar:

  • “Se convirtió en una estrella”
  • “Se quedó dormido”
  • “Se fue al cielo”
  • “Vamos al parque, no ha pasado nada”

No hay que recurrir a metáforas porque hacen que el proceso de superar la pérdida sea más difícil y menos comprensible por los niños. Es recomendable que ellos entiendan lo que es una pérdida y que el proceso de luto, no les lleve más de tres meses.

Te puede interesar:

Etiquetas psicología salud
Deja un comentario