¿Por qué no deberías obligar a tus niños a dar besos y abrazos?

Hay muchos peligros detrás de obligar a los niños a saludar de manera muy afectuosa a los adultos

¿Por qué no deberías obligar a tus niños a dar besos y abrazos?
Razones por las que no debes forzar a tus hijos a abrazar o dar besos a los adultos

Seguro te pasó que, cuando eras niño o niña, tus papás te regañaban si no saludabas con beso y abrazo a un primo, tío u otra persona adulta.  Según algunos especialistas, obligar a tus hijos a hacer esto puede ser peligroso.

Mira también: [Cómo saber si un niño o niña presenta signos de autismo]

Se dice que el problema con la insistencia en abrazos y besos es que se convierte en una instrucción-regaño. Con esto, estás insinuando que habrá una consecuencia negativa o castigo si no cumplen. 

Así que cuando les exiges "dar un abrazo y un beso", estás imponiendo algo y tus hijos lo tomarán como "no me importa si te sientes cómodo o no, tienes que mostrar afecto".

[¿Tu niño no come frutas y verduras? Sigue estos consejos]

¿Por qué obligarlo puede ser peligroso?
Cuando un niño se siente obligado a mostrar afecto, recibe el mensaje de que no tiene control de su propio cuerpo. Y ese es un mensaje peligroso pues piensan que, si no cumplen con dar afecto a un adulto, tú lo vas a regañar y esto aumenta las probabilidades de ser abusados sexualmente, informa en un artículo el portal Nueva Mujer.

En otras palabras, si un desconocido, con malas intenciones, le pide que a tu hijo que lo haga, estará "programado" a cumplir.  Sin embargo, si le has enseñado a que puede decir que no si no se siente cómodo, es más probable que pueda alejarse si alguien le pide ese acercamiento físico.

Alerta ante el abuso sexual
De otro lado, podrías estar ignorando importantes señales que tu hijo trata de decirte. Un niño que no quiere abrazar a un adulto podría significar que algo más está sucediendo. Alguien cercano al niño podría haberlo herido intencional o accidentalmente. Cuando rechaza un abrazo, ya sea de un adulto o de varios, pregúntale por qué no quiere hacerlo. Podría ser nada, pero es mejor averiguar cualquier posible caso de abuso.

[Los peligros que esconde el Spinner ¿Por qué está prohibido?]

Recomendaciones

  • Permite que tu hijo tenga sus formas de demostrar cariño o agradecer; por ejemplo: hacer un dibujo, compartir un pedazo de su comida favorita o leerle un libro son una buena idea. Estos gestos cuentan tanto como un abrazo y tu hijo necesita estar de acuerdo con esto.
  • Enséñale que tiene derecho a elegir si quiere que alguien le haga cosquillas o si quiere sentarse en el regazo de alguien, eso le demuestra que puede tomar esas decisiones basándose en su nivel de comodidad.
  • Si un pariente le pide un abrazo a tu hijo, pregúntale si le gustaría hacerlo y no lo regañes si se niega.
  • Y lo más importante, implementa la regla de que nadie tiene que tener contacto físico con él si no lo desea, esto incluye familiares y amigos cercanos.
  • Finalmente, recuerda que los niños no están obligados a agradecer el regalo de la abuela con un beso o un abrazo, un “gracias” y una sonrisa son suficientes. 

​Con información de Nueva Mujer/BBMundo

Etiquetas psicología salud
Deja un comentario