Huánuco: La crisis desatada frente a los cuestionamientos a la gestión del gobernador Juan Alvarado

Para la Policía, el gobernador Juan Alvarado y su hijo estarían detrás de licitaciones públicas más que dudosas

Desde muy temprano, el pasado lunes, la tierra de la ‘Bella Durmiente’ se encontraba ya en pie. Foto: Cuarto Poder

Desde muy temprano, el pasado lunes, la tierra de la ‘Bella Durmiente’ se encontraba ya en pie. Distintos gremios sociales de Huánuco acataban así un paro de 48 horas contra la gestión de Juan Alvarado, su gobernador regional.

El desplome del sistema de salud, en plena pandemia, era uno de los grandes reclamos que movilizaba a los huanuqueños. Hace un mes, Cuarto Poder informó sobre ‘Los Intocables de las Obras’, presunta red de corrupción que operaría en la región Huánuco. 

Para la Policía, el gobernador Juan Alvarado y su hijo estarían detrás de licitaciones públicas más que dudosas. A las 9 de la mañana del primer día de paro, una turba de obreros de Construcción Civil intentó llegar a la sede del gobierno regional.

Cruzar el puente Calicanto, rumbo al edificio de gobierno, era imposible. La prensa, en cambio, lo logró, en busca de respuestas oficiales. A unos pasos de la oficina de la administración regional, el tiempo transcurría con lentitud.

Según Alvarado, sus arcas están sin fondos. En contraposición, la empresa de su hijo Juan facturó 40 millones de soles por obras públicas dentro de Huánuco durante esta pandemia. 

Juan Alvarado Modesto, el hijo del gobernador, se adelantó a nuestro pedido de entrevista y nos abrió las puertas del edificio familiar que tienen en el centro de la ciudad. 

Según la Policía, Juan Alvarado Modesto es quien manejaría la red de testaferros que gana el grueso de obras públicas del gobierno regional. En un audio que circula por todo Huánuco, la mujer más cercana al despacho de su padre relata el modus operandi que usaría la red de ‘Los Intocables’.

Diego Quispe Berbeño es - para la Policía - uno de los testaferros de Juan Alvarado hijo. En 2019, con empresas recién constituidas, él y su madre canjearon servicios por más de medio millón de soles al gobierno regional de Huánuco.

Quispe rechaza el cargo de testaferro de su excompañero de universidad y de ‘pichangas’, Juan Alvarado hijo. Dice, también, no conocer a la otra pieza clave que  (según el organigrama policial) manejaría hilos y marionetas en la mafia de las obras, Shayla Luicho.

Luicho negó la veracidad de lo dicho por ella misma en audios. Quien sí tiene algo más que decir es el gobernador Juan Alvarado. En un informe oficial del Ministerio Público, peritos contables hallaron responsabilidad en su gestión al no haber realizado las compras destinadas a la prevención del Covid-19. 

El peritaje contable se enmarca en otra investigación abierta contra Alvarado, esta vez por omisión o retardo de actos funcionales en agravio del estado, que se paga con entre 3 y 8 años de cárcel.