¿Por qué el tecnopor es tan peligroso para ti y el medio ambiente?

¿Qué pasa cuando el tecnopor entra en contacto con alimentos calientes? ¿Cómo daña a la salud y al medio ambiente? Una especialista brinda tres motivos urgentes para evitar su uso

Tres motivos urgentes para dejar de usar tecnopor.

Si bien pareciera que los plásticos, como el tecnopor, nos hacen la vida más fácil; en realidad, nos pueden causar mucho daño. El tecnopor como tal es un material muy tóxico derivado del petróleo, y tiene graves consecuencias en la salud pública y el medio ambiente.

Por ello, a continuación, te explicamos sobre tres motivos urgentes para dejar de usar materiales y utensilios de tecnopor:

1. El tecnopor afecta directamente a la salud de las personas

El poliestireno expandido, conocido como tecnopor, al entrar en contacto con alimentos calientes, desprende estireno y gases que entran a nuestro organismo.

Paloma Roldan, Directora ejecutiva de Ciudad Saludable, indica que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere a estas partículas como cancerígenas, capaces de producir enfermedades como la leucemia.

Además, durante el proceso industrial del tecnopor, este se asocia con la aparición de linfomas, neumoconiosis o hasta fibrosis pulmonar en trabajadores expuestos al material.

2. No podemos controlar dónde termina el tecnopor

¿Sabías que el tecnopor puede tardar más de 500 años en descomponerse? Peor aún, siendo un material de un solo uso y que es imposible de reciclar; como desecho es un problema mayor, puesto que grandes cantidades terminan en espacios marinos.

“Al ser muy liviano, también es muy frágil, se rompe. Cuando se fragmenta ya no podemos controlar dónde termina. El proceso de recogerlo es muy costoso, (por lo que) se va convirtiendo poco a poco en microplástico y las especies de mar lo consumen, refiere Roldán.

3. Humanos y animales con micropartículas de plástico en el organismo

Millones de especies marinas, como los delfines, tortugas, cangrejos y peces confunden su alimento con el tecnopor y otros plásticos, y mueren. Pero no solo ello, afirma Roldan, miles de personas como tú y yo, podríamos estar intoxicandonos:

Por otro lado, actualmente, en el Congreso se ha presentado el Proyecto de Ley 399, el cual intenta extender por dos años la fabricación, comercialización y el uso de envases de tecnopor, cuya prohibición estaba programada a iniciarse en diciembre del 2021.

Para Roldan, es clave exigir que las autoridades tomen decisiones sostenibles. Es por ello que se busca que el proyecto no sea aprobado, ya que sería “un retroceso” y la reactivación económica también se vería afectada:

Puedes informarte sobre este proceso u otras iniciativas ambientales en las redes sociales de Ciudad Sostenible o también firmar una petición (aquí) para impulsar a que no se apruebe este proyecto de ley.

Como menciona Roldan, en este contexto de pandemia y crisis climática mundial, no podemos dejar de lado la mirada de la sostenibilidad. Si tienes la oportunidad de reemplazar el tecnopor y otros plásticos, empieza ahora y cuidemos nuestro futuro.