¿Cómo detectar que le caes mal a alguien?

¿Por qué podemos fallar en la primera impresión que damos? ¿Cómo mejorar nuestras habilidades sociales? Los especialistas te resuelven estas dudas y otras dudas

¿Por qué podemos fallar en la primera impresión que damos?

Muchas veces nos encontramos con personas que tienen un trato distinto al resto y sospechamos que probablemente algo no les cuadra de nuestra personalidad o les dimos una mala primera impresión. ¿Hay señales en la persona que nos confirmen ese desagrado?

Gerardo Pastor, catedrático de Psicología Social de la Universidad Pontificia de Salamanca, explica que en términos de habilidades sociales, los siete primeros años de vida son básicos porque en esta etapa se forma la personalidad y se aprende a manejar la inteligencia emocional”.

Por su parte, Juan Pablo Rodríguez, investigador y creador de contenido en temas de psicología, indica que existen ciertas señales en el lenguaje corporal de una persona que lo delatan cuando no le caes bien:

  • Cuando estás conversando con esa persona, sus respuestas son demasiado cortas.
  • Evita contacto visual y tiende a alejarse cuando hablan.
  • Siempre su sonrisa parece falsa alrededor tuyo.

Asimismo, Rodríguez indica que entre los hábitos que más generan desconfianza y desagrado en otras personas se encuentran:

  • Saludar con un apretón de manos muy débil
  • Revelar mucha información de ti mismo cuando apenas estás conociendo a una personas
  • No presentar a las personas cuando tú eres el amigo en común.

¿Por qué podemos fallar en la primera impresión que damos?

“La primera impresión es importante porque es muy duradera y muy difícil de eliminar. Surge del aspecto físico (gestos, forma de vestir, rasgos de la cara) y de lo que se diga (el cerebro es capaz de percibir el número de palabras por minuto)”. señala Pastor.

Así, por ejemplo, para conseguir un determinado trabajo es determinante las capacidades sociales que tengamos. La clave está en “combinar una fuerte asertividad (seguridad en los propios conocimientos) con la humildad de reconocer la ignorancia en otros asuntos secundarios”.

Nueve reglas de oro del éxito social

  1. Cuidar los gestos: Sonreír de manera natural sin tensar los labios tensos ni fruncir el ceño, ya que puede dar una imagen de falsedad.
  2. Practicar la escucha con interés: Dependiendo del caso, tratar de empatizar y comprender la situación de una persona, y si está en tus posibilidades, ofrecer ayuda de manera espontánea.
  3. Evitar controlarlo todo: Dar órdenes de manera intrusiva o dar “consejos” aleccionadores puede hacer sentir a la otra persona en una situación de inferioridad.
  4. Culpar a todos irresponsablemente: Ante la aparición de conflictos, uno debe tratar de aprender a utilizar la autocrítica.
  5. Mostrarse tal como se es: Fingir ser empático se puede notar, por lo que no debe usarse como una estrategia ni una técnica para marketearse uno mismo. 
  6. Bromear: el buen humor actúa siempre como un imán en las relaciones personales. Pero es importante no abusar de él.
  7. Cuidar los detalles en nuestras relaciones interpersonales: Por ejemplo, felicitar a familiares y amigos por su cumpleaños, llamarles por teléfono de vez en cuando o hacer algún regalo.
  8. Tratar de ser tolerantes: Un modo de hacerse querer es aceptar a cada persona como es, sin prejuicios. Es una cuestión de respeto. 
  9. Cuidar la imagen personal: Un reflejo de amor propio se demuestra ya sea con la atención y tiempo que uno le dedica al aseo, o la seguridad que mostramos ante los demás.

Finalmente, recuerda que una actitud abierta es fundamental en las relaciones personales. No asumas actitudes porque así te lo dice la intuición, trata de ser directo e intenta resolver algún impase que se presente con los demás.