¿Por qué nunca debes lavar el pollo antes de cocinarlo?

Tu cocina puede convertirse en un foco infeccioso de bacterias. Conoce por qué no debes lavar las carnes crudas y así evitar enfermedades gastrointestinales

¿Por qué nunca debes lavar el pollo antes de cocinarlo?
Las bacterias de la carne cruda pueden afectar a niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.

Si antes de cocinar alguna carne, primero la "limpiabas" en el lavadero de tu cocina, estuviste poniendo en gran riesgo tu salud y la de los tuyos. Puede parecerte poco higiénico no hacerlo, pero es lo que han demostrado diversas investigaciones. 

Lee: [Los parásitos del pescado crudo no mueren con el limón ni el ají]

Lavar las carnes crudas, especialmente de pollo o pavo, crea un foco infeccioso llamado contaminación cruzada, que se da cuando tóxicos y bacterias de un alimento se transfieren a otro.

De acuerdo a un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), al lavar con agua y frotar el pollo debajo del caño, se generan micro gotas que arrastran bacterias hacia otros alimentos e incluso pueden contaminar aún más toda la carne.

Estos salpicones contaminados pueden viajar hasta a un metro distancia y además depositarse sobre los utensilios de cocina, mandiles, trapos de limpieza, ropa, etc.

Lee: [¿Qué es ese líquido rojo que ves en la carne cruda?]

Asimismo, en un estudio de la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido se advirtió que la bacteria que suele propagarse por lavar el pollo antes de cocinarlo, recibe el nombre de campylobacter.

Este germen puede enfermar rápidamente a niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad, provocándoles problemas gastrointestinales, diarreas e intoxicación. 

Otras infecciones aún más graves ocasionadas por esta bacteria son el síndrome de intestino irritado y el síndrome de Guillain-Barré, el cual ataca el sistema nervioso.

Recomendaciones

Los expertos indican que es preferible transferir las carnes crudas directamente del paquete a la olla, ya que el proceso de cocción y el calor eliminarán las bacterias. 

También puedes optar por darle un hervor en una olla por un par de minutos. Con una temperatura de 165 grados, lo gérmenes serán erradicados. 

Sin embargo, si necesitas limpiar o retirar algún residuo de la carne, se recomienda colocar los platos y alimentos frescos lejos del lavadero, y realizar el lavado con delicadeza, evitando salpicar. Al terminar, lava tus manos con mucho jabón y agua tibia.

Lee: [¿Cómo desinfectar frutas y verduras para evitar enfermedades?]

Deja un comentario