Episiotomía: ¿Cómo y cuándo se hace este corte vaginal en el parto?

¿En qué tipo de embarazos es necesario este corte? ¿Se puede prevenir? ¿Es mejor un desgarro o esta cirugía? Una ginecóloga resuelve estas y otras dudas sobre la episiotomía durante el trabajo de parto

¿Cuándo se realiza una episiotomía?

Durante el trabajo de parto natural, se pueden presentar diversos escenarios que dificultan el procedimiento de dar a luz al bebé, por lo que se necesita realizar una episiotomía o el llamado corte vaginal para que el feto nazca bien.

Pero, ¿cómo se realiza una episiotomía en un parto natural?

En conversación con ÚtileInteresante.pe, la Dra. Corina Hidalgo, ginecóloga, señala que existen diferentes técnicas para realizar una episiotomía y es un error pensar que los puntos solamente se verán por fuera.

“Se puede hacer de manera vertical  direccionada hacia el ano o lo puedes hacer de manera lateral que es lo más usual, justamente para que si se te desgarra no comprometer el ano”, agrega la especialista.

Asimismo, el corte que suele ser grande conlleva puntos hacia adentro, hasta 6 cm, y hacia afuera de la vagina, hasta 4 cm en promedio, pero puede variar dependiendo del caso de cada mujer embarazada y no es del todo doloroso en su momento.

“El corte no debería de ser doloroso porque durante el trabajo de parto, por más que estés con el pujo, se coloca anestesia local para poder realizar el corte, entonces no tiene que ser doloroso”, indica la Dra. Corina.

¿En qué casos de embarazo se suele realizar una episiotomía?

Si bien no es lo usual que a todas las embarazadas se les deba realizar un corte a nivel vaginal, ni mucho menos por ser el primer bebé; existen ciertos casos que pueden requerir esta cirugía durante el labor de parto:

  • En pacientes que tengan dificultad al momento de la extracción, por ejemplo, cuando es un bebé muy grande y no se puede detener el trabajo de parto.
  • Pacientes que tengan el periné muy corto o pequeño, que es la piel que está entre la vagina y el ano.
  • Cuando un bebé está en una posición combinada, por ejemplo, sale con la mano hacia adelante en la cabeza o cuando la salida está siendo muy obstruida.
  • En pacientes con cesárea anterior, dos veces.
  • Cuando, a raíz del pujo, toda la parte del periné se hincha, se pone duro y rígido, se termina por hacer el corte.
Cuando el un bebé es muy grande o hay problemas en su posición, se realiza una episiotomía.

Si no quiero que me realicen la episiotomía, ¿me puedo desgarrar?

Sí, es muy probable. Por ello, al momento de la salida del bebé, esta cirugía permite evitar que haya un desgarro muy grande, al punto de comprometer el ano.

“(Si hay desgarro) ahí sí hay suturas que van hasta el ano, tienes que suturar la mucosa anal y eso se vuelve extremadamente doloroso, es muy fastidioso y pueden tener problemas de incontinencia fecal que es algo que no deberían de pasar”, explica la ginecóloga.

¿Cómo se puede prevenir el procedimiento de este corte vaginal?

La Dra. Corina recomienda seguir adecuadamente clases de psicoprofilaxis, donde se enseña a la gestante a relajar la pelvis, cómo pujar durante el trabajo de parto, entre otras técnicas.

Finalmente, la especialista también sugiere los masajes perineales que se pueden realizar durante el embarazo para evitar una episiotomía. No obstante, todo dependerá de un buen trabajo de parto, así como también que no existan dificultades que pongan en riesgo a la madre y el bebé.

RELACIONADOS