¿Cómo saber si tu bebé tiene frío?

No solo tocando sus manitos o pies deberían alertarte. Una pediatra te explica qué otras áreas desprotegidas podría poner el peligro a tu bebé

¿Cómo saber si tu bebé tiene frío?
Además de sus manitos o pies, los bebés pueden presentar frío en otras áreas del cuerpo, sin que la madre se dé cuenta

Reconocer las señales de un recién nacido frente a algún malestar siempre va a ser todo un reto para los padres de familia, sobre todo para las madres primerizas. Por ello, es importante conocer algunos signos de alerta cuando un bebé padece de frío.

Lee: [Los bebés no deben usar guantes y una pediatra te explica por qué]

Cuando las manitos y pies de un recién nacido no están cálidas, las madres suelen sobre abrigarlos. Sin embargo, de acuerdo a una publicación de la Dra. Paula Arruda, pediatra del portal Pedriatranweb, esta no es la única señal que debería preocuparnos. 

De por sí, las extremidades ya tienden a ser más frías, debido a que un bebé no tiene aún la capacidad de controlar su temperatura corporal. Según la especialista, existen otras áreas básicas que pueden perder calor y deberían alertarnos:

1. Los labios se vuelven opacos o azules

Cuando el bebé siente frío suele padecer de una leve cianosis, es decir, la piel y las mucosas, como los labios, se tornan de un color azul o rojo pálido. Ello también podría significar ciertos problemas respiratorios.

Lee: [¿Qué hacer si un niño se golpea la cabeza y cuándo preocuparse?]

2. La cabeza o la nuca

El comportamiento del bebé siempre va a ser clave y si sienten que tienen la cabecita fría, probablemente no lo demuestren llorando, sino que pueden mostrarse demasiado quietos o agitados, sin razón alguna. 

3. La superficie del pecho o la barriga

Aunque estén bien arropados, si por debajo de sus prendas, la panza o el pecho están muy fríos, significa una señal de alerta. 

Asimismo, la especialista recomienda vestir al bebé con un abrigo más del que uno como adulto está usando y de acuerdo a la temperatura. 

Por otro lado, hay que tener mucho cuidado de abrigarlo en exceso, ya que es uno de los mayores riesgos de muerte súbita. 

Lee también: [Cómo cuidar y limpiar el ombligo de un recién nacido]

Etiquetas maternidad salud bebés
Deja un comentario