¿Cómo saber si estás ovulando? Descúbrelo aquí

Si estás buscando quedar embarazada, esta información podría ser muy útil

¿Cómo saber si estás ovulando? Descúbrelo aquí
Si buscas salir embarazada esta información es para ti

Para que una mujer sepa si está ovulando existen algunos procedimientos e incluso se puede prestar atención a determinados síntomas que ayudarán a detectar si esto está ocurriendo.

Lee también: [Síntomas que te alertan un parto prematuro]

Para averiguar el día de ovulación será necesario tomar como referencia la fecha de la última menstruación y contar hacia atrás 14 días, a partir de esta fecha. Lo normal es que, una mujer cuyo ciclo es de 28 días, ovule en el día 14 del ciclo y otra mujer con ciclos más largos, por ejemplo cada 35 días, ovulará una semana más tarde.

Aproximadamente 4 días antes y 4 días después de la ovulación es cuando tendrás más posibilidades de quedar embarazada, si mantienes relaciones sexuales. Esto puede suceder dado que el poder fecundante de los espermatozoides es de máximo 72 horas. Hay que tener en cuenta que también existen ciclos, en los cuales la ovulación puede ocurrir antes o después de lo esperado.

Lee también: [¿Cómo saber si tu bebé será niño o niña? Conoce estos métodos]

Entonces, los días más fértiles son 3 días antes de que ovulemos y 2 días después, considerando las 24 horas de vida del óvulo y las 72 de los espermatozoides.

Ahora, las chicas que son irregulares en su periodo deben prestar más atención a los cambios físicos que se producen en su cuerpo para identificar en qué momento están ovulando.

Algunos síntomas:

1. Dolor en el vientre bajo, una especie de cólico focalizado, justo en el sector del ovario que está trabajando.

2. Dolor en los senos, una especie de punzadas leves.

3. Aumento de la temperatura corporal, entre 0.5 grados y 1.0 grado Centígrado más.

Lee también: [¿Cómo saber si estás embarazada durante la lactancia?]

4. Cambio en el flujo vaginal, cuando la mujer está ovulando, por lo general 12 horas antes de liberarse el óvulo, el flujo pasa a ser de consistencia pegajosa, como si fuera clara de huevo. Es más bien transparente o blanco. Este flujo permite que los espermatozoides se desplacen fácilmente hacia el óvulo.

[¿Si no tienes hijos, tendrías mayor riesgo de padecer cáncer de mama?]

Fuente: Actitudfem

Etiquetas ginecología salud
Deja un comentario