¿Cómo y cuándo le digo a mi hijo que Papá Noel no existe?

Muchos niños pueden llorar o incluso enfadarse con los padres. Existen diversas formas de conversar acerca de Papá Noel y sin romper sus ilusiones

¿Cómo y cuándo le digo a mi hijo que Papá Noel no existe?
Decirles a tus hijos la verdad, no arruinará su Navidad. Existen diversas formas de conversar con ellos sobre “Papá Noel”.

Una Navidad simbólica no sería la misma sin la ilusión de los niños. Son ellos quienes creen fervientemente en la magia de los regalos y de aquel hombre que los “trae”: Papá Noel. Pero, ¿qué pasa cuando los padres tienen que pinchar el globo de esa historia? ¿Cómo deberían conversar a sus pequeños?

Lee: [¿Qué hacer para que tus hijos duerman temprano y despierten felices?]

Si eres padre o madre, esta labor puede parecer algo tediosa, sobre todo si tu niño tiene una imaginación muy sentimental respecto a la Navidad. Sin embargo, según los psicólogos, existe una edad prudente para iniciar la conversación.

Los niños son capaces de pensar de manera abstracta a partir de los 7 años. Entre esa edad y los 11 años, ellos pueden entender mejor que Papá Noel no es real, por lo que terminan enterándose por amigos o  sus padres. 

Los especialistas recomiendan no contrarrestar sus creencias de manera brusca o mentirles, sino crear una tradición llena de valores y esperar a que los pequeños vayan lanzando preguntas o despierten su curiosidad poco a poco:

1. Cuando empiezan las ideas racionales (“¿cómo llegan los regalos a todas las casas del mundo? Es imposible, mamá”), puedes explicarles que existen ayudantes para lograrlo y que incluso los padres echan una mano con estas actividades.

2. Si llega del colegio y te comenta que otros compañeros le dijeron “la verdad”, no le mientas y préstale atención. Empieza preguntándole qué es lo que cree, así dirigirás sus ideas hacia el concepto correcto de la Navidad.

Lee: [Los bebés no deben usar guantes y una pediatra te explica por qué]

3. Si es el hermano o hermana mayor de tus pequeños, puedes pedirle su ayuda para mantener la magia de la Navidad en sus hermanos menores, como si fuera un juego en el que juntos crean sorpresa para dar regalos a los que más quieren. 

4. En el caso de que se enfade o se sienta traicionado, acepta su sentimiento. Permítele que se exprese y te haga preguntas. Explícale que la finalidad no era mentir, por el contrario, seguir una bonita tradición para que más niños entiendan que la Navidad es una época de felicidad, amor y de dar sin recibir nada a cambio. 

5. Si se siente triste, puedes hablarle sobre la historia de aquel hombre, del cual nació la idea de Papá Noel, sobre todo si le gustan las historias. Complementa tu explicación con los valores y sentimientos respecto a la Navidad.

6. Si ya lo tiene todo claro, no servirá que le sigas mintiendo. Lo aconsejable es explicarles que se trata de una tradición, en la cual personas buenas disfrutan haciendo felices a los demás y que, a partir de ese momento, juntos pueden decidir cómo quieren que sea su Navidad y la de otros niños. 

Recuerda que, si bien “Papá Noel” no es una persona real, esta es una perfecta oportunidad para enseñarle a tus hijos el verdadero espíritu de la Navidad y sus valores. 

Lee también: [Navidad: ¿cómo generar menos basura y de paso ahorrar dinero?]

Deja un comentario