¿Cómo saber si las conchas de abanico están frescas?

Si quieres evitar una intoxicación, Gastón Acurio te dice cómo identificar la calidad de las conchas de abanico y si están aptas para el consumo

¿Cómo saber si las conchas de abanico están frescas?

Gastón Acurio comparte tips para reconocer las conchitas en buen estado

En estos días de calor, de seguro te provoca consumir mariscos y pescado con mayor frecuencia, por ello es importante saber reconocer si estos están en buen estado.

[¿Cómo saber si un huevo está fresco antes de romperlo?]

En el caso de las conchitas de abanico, el chef Gastón Acurio compartió, en Facebook, valiosos tips de cómo saber si estas están aptas para el consumo:

A su opinión, las mejores conchitas son las que están con sus dos caparazones y que al tocarlas se abren y se cierran. 

“Estarán dulces, deliciosas. Pero no es suficiente. También deben preguntar de dónde viene.  Si son de la bahía de Paracas, lo máximo. Si son del norte peruano, lo máximo también. Incluso si son las que vienen de las orillas y aguas limpias de la isla San Lorenzo, las he probado, son deliciosas”.

[Moho en los alimentos: ¿por qué debe preocuparte su aparición?]

¡Cuidado con las de criadero!

El chef pidió tener cuidado con aquellas conchitas que provengan de malos “no muy santos” porque podrían tener sabores extraños e indeseables. 

[Los riesgos de usar ácido acético en reemplazo del limón en alimentos]

El sabor de la conchita

Gastón aconseja también que cuando vayas a comprar conchitas las compres en el mismo lugar y que la pruebes. 

“Crudita con gotitas de limón. Y es aquí donde debemos reconocer su sabor. Debe ser dulce, no como una raspadilla, pero sí un dulce sabor a mar. Su olor debe ser a eso también. A suave brisa marina”. 

Textura y aspecto

“Su textura debe ser súper híper mega firme. Deliciosamente durita.  Su aspecto debe ser translúcido, transparente, nada de blancos turbios opacos. 

Gastón Acurio también compartió las recetas para que puedas preparar las conchitas de abanico en distintas versiones, como las clásicas conchitas a la parmesana.