Atentados en Bruselas: pasajeros corrieron para salvarse de bombas suicidas

La escena era apocalíptica, según testigos

Cubriéndose bajo escritorios y corriendo por sus vidas, así fue el momento aterrador que vivieron los pasajeros del aeropuerto y metro de Bruselas tras los atentados terroristas reinvidicados por el Estado Islámico

Testigos describieron que la escena era apocalíptica. Había sangre y cuerpos desmembrados tirados por todos lados luego de las dos explosiones que sacudieron la terminal de vuelos internacionales donde decenas pasajeros se preparaban para abordar.

[LEE: Atentados en Bruselas: Estado Islámico asume autoría de la tragedia]

"Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión", contó a la AFP Alphonse Lyoura, que trabaja en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África y se encontraba cerca de lugar del primer estallido.

"Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda", agregó, con las manos aún ensangrentadas.

A una decena de kilómetros del aeropuerto, poco después de las 09H00 locales (08H00 GMT) se produjo una tercera explosión en la estación de Maalbeek, en el corazón del barrio europeo de Bruselas. 

La situación era muy confusa, con una gran nube de polvo que escapaba de la boca de salida del metro y el sonido de sirenas de ambulancias y patrulleros de la policía.

[LEE: Atentado en Bruselas: confirman que peruana murió durante atentado]

La policía estableció rápidamente un perímetro de seguridad cortando el tránsito en las avenidas principales del barrio, al tiempo que las autoridades pedían a las personas que permaneciesen al resguardo, ya fuese en su oficina o su hogar.

(Agencias)