Por: Redacción América Noticias

Ni los niños se salvan de ser asaltados

Este tipo de robo ahora son más frecuentes. Los menores están en peligro por esta creciente ola de robos e incluso expuestos a secuestros al paso. 

Ni los niños se salvan de ser asaltados

Los menores de edad también están en la mira. Ahora, estas imágenes son más comunes y el virus que más preocupa, con el regreso de clases, es la delincuencia

En San Martín, dos escolares fueron víctima de robo a plena luz del día. Este video muestra como las menores caminan por las calles San Francisco de Caerán cuando son interceptadas por un delincuente.  

El malhechor sin reparos tira bruscamente a unas de las menores para arrebatarle su mochila y celular. 

A pesar que en los alrededores de esta calle hay más de un colegio, no existe presencia de la Policía Nacional en la zona. 

Robo todos los días como dicen los vecinos. Factor que incrementa el miedo al salir y vivir con normalidad.  

En Surco, un niño quedó traumatizado luego de que un ladrón ingresó a un minimarket para llevarse la venta del día. 

La madre cuenta que su pequeño hijo quiere mudarse de ese lugar porque vive con miedo tras vivir el asalto. 

En San Juan de Lurigancho, otro pequeño presenció como le robaban a su familia. Un delincuente a bordo de su bicicleta interceptó a una familia para robarles sus pertenencias.  

El facineroso sacó su arma de fuego y les apuntó. Una de las mujeres sale corriendo y este la persigue. La señora se queda cuidando el menor y se refugian detrás de una minivan cuando ven volver al ladrón que emprende la huida con su bicicleta. 

Imágenes que se han vuelto recurrentes e indignantes por como estos delincuentes ya no les importa nada.  

A pocas cuadras del robo anterior ocurrió una situación muy parecida. Una madre de familia transita por las calles Las Dalias, de pronto un hombre que la estaba siguiendo la intercepta y le muestra su pistola sin importar la presencia de un niño pequeño.  

Este tipo de robo ahora son más frecuentes. Los menores están en peligro por esta creciente ola de robos e incluso expuestos a secuestros al paso. 

Reforzar el cuidado policial en lugares cercanos a los colegios es el primer paso para combatir este mal y que tanto niños como adultos estemos protegidos.