Candidata al Congreso por Acción Popular denuncia ataques de otra postulante del partido

Una candidata al Congreso denuncia que es acosada e insultada en un chat partidario. La presunta autora de los ataques es otra postulante al Parlamento

La joven postulante al Congreso ha dejado por ahora las pasarelas y las fiestas con glamur

A pocos días de las elecciones, una guerra intestina se vive en Acción Popular. La candidata al Congreso, Aneth Acosta, denuncia que es el blanco de furibundos ataques de otra candidata por Lima, que no se guarda nada en un chat poco correligionario.

“Una cosa es tener rivales políticos y poder hacer un debate alturado y otra cosa es llamarme, lo voy a decir con todas las letras, llamarme prostituta”, denunció Aneth Acosta, candidata al Congreso por Acción Popular.

Como prueba, Acosta muestra un chat donde además la comparan con Susy Díaz y el papel que jugó la exvedete en las calles para obtener una curul en los noventa.

Los ataques e insultos provienen de un número telefónico que tiene nombre y apellido: María Concepción Huamán, candidata por Lima con el número 18. Sin embargo, ella niega ser la autora de los singulares mensajes.

“Yo soy respetuosa de mi participación y con los correligionarios, jamás me voy a meter con ninguno de ellos. Voy a ver, de repente, alguno de los que me están apoyando han tomado la opinión, pero mi persona no”, dijo María Concepción Huamán.

Acosta señala que comunicó lo sucedido al líder del partido Yonhy Lescano, pero no recibió respuesta. Para la candidata al Congreso, habría una intención detrás de estos ataques.

“Creo que tienen algunos elegidos que quieren hacer salir en el Congreso a toda costa, no entiendo por qué. Quienes representamos alguna otra línea de pensamiento estamos aislados”, señaló la denunciante.

La joven postulante al Congreso ha dejado por ahora las pasarelas y las fiestas con glamur, su intervención en la prensa de espectáculo y los reality shows. Ahora dice que tomará acciones legales, si la otra candidata no se rectifica y si los dirigentes del partido no toman cartas en el asunto.