Barreda: Teorías modernas descartan que la migración distorsione los mercados laborales

Refirió que existe voluntad del gobierno de que no haya abusos laborales ni contra venezolanos ni contra peruanos

Ministro de Trabajo, Javier Barreda.

El ministro de Trabajo, Javier Barreda, sostuvo que “las teorías laborales modernas descartan que el factor migratorio distorsione los mercados laborales en cualquier parte del mundo”. Esto en referencia a las declaraciones del congresista Justiniano Apaza respecto a que se deberían poner límites en la llegada de venezolanos a nuestro país. 

Además, expresó su desacuerdo con las declaraciones del legislador; sin embargo, dijo que las respeta. “No estoy de acuerdo con la expresión del congresista Apaza, la respeto. Tengo una agenda pendiente con él y con la Comisión de Trabajo porque tenemos seis proyectos de ley que el Ejecutivo ha enviado y no tienen dictamen”, explicó en Agenda Política. 

LEE: Sheput dice que no se debe satanizar a Apaza por declaraciones sobre venezolanos

“En este caso, creo que hay que ver el tema en perspectivas, somos un país democrático, que tenemos una política de puertas abiertas a la inversión y la migración laboral con las regulaciones del caso. No son migraciones libres, tienen que registrarse, se piden antecedentes a la Interpol”, dijo. 

Asimismo, resaltó que lo que se ha planteado desde el Ministerio de Trabajo es hacer una supervisión a los contratos de los venezolanos, a fin de que estos no ganen menos que los peruanos. “Es justamente para evitar que despojen al peruano del puesto de trabajo para contratar venezolanos que, en la angustia de la migración, se inclinen por aceptar un puesto de trabajo a menor costo, incluso a menos que el sueldo mínimo”, indicó. 

LEE: Congresista del Frente Amplio pide poner restricciones al ingreso de venezolanos

En esa línea, refirió que desde el gobierno existe la voluntad de vigilar que no haya abusos laborales contra venezolanos ni contra peruanos. El ministro también precisó que existen 46 mil peruanos que aún viven en Venezuela y para no arriesgarlos es mejor no romper las relaciones con dicho país.