¿Tengo que operarme si sufro de inflamación en la próstata?

¿Cuál es el tratamiento para la prostatitis? ¿Se necesita terapia física? Una uróloga te explica en qué casos un crecimiento de la próstata necesitaría de cirugía

El dolor pélvico y las constantes ganas de orinar son signos bastante comunes de una próstata inflamada o prostatitis, una enfermedad que afecta a hombres menores de 50 años. Por ello, un tratamiento integral y oportuno, evitará complicaciones mayores e incómodas, como hematuria o sangre en la orina

En conversación con ÚtileInteresante.pe, la uróloga Vanessa Pantoja menciona que el primer tratamiento que recibe un paciente con prostatitis es en base a pastillas por uno a dos meses. Si con ello no se obtiene una mejoría, se trata de manera multidisciplinaria:

“Vamos con terapia física en la zona perineal, que actúa en el tema de los músculos que conforman el piso pélvico. Ello asociado a una terapia conductual, es decir, un tratamiento con un psicólogo o terapia de soporte con un psiquiatra, ayuda mucho”, explica la especialista.

Asimismo, la Dra. Pantoja resalta que el tratamiento médico, la terapia física y conductual para la prostatitis son procedimientos largos que pueden durar entre dos a tres meses, dependiendo de la evolución del paciente. 

Si no funciona el tratamiento, ¿la prostatitis necesita cirugía?

De acuerdo a la Dra. Pantoja, esta enfermedad no requiere un tratamiento quirúrgico, solo se aborda a través de varias especialidades médicas. Una cirugía, en cambio, se necesita en un caso de hipertrofia prostática:

“En aquellos señores con determinada edad, a quienes les crece mucho la próstata, en ellos sí vamos con la parte quirúrgica, que es extirpar la glándula prostática. Pero eso no es prostatitis, la hipertrofia prostática es una enfermedad asociada al paso de los años”, agrega.

¿La prostatitis se puede evitar?

Es importante mencionar que la prostatitis es una enfermedad causada por malos hábitos o por transmisión de bacterias; a diferencia de la hipertrofia prostática que es una enfermedad degenerativa en la que se produce un mayor crecimiento de la glándula prostática.

“El crecimiento asociado a la edad no se puede evitar porque es un tema que conforme van pasando los años comienza a aumentar el volumen de la glándula prostática. Se puede controlar con exámenes urológicos de forma anual, precoz y oportuna”, señala la uróloga.

Finalmente, como prevención de la prostatitis, la Dra, Pantoja recomienda realizar hasta 15 minutos de actividad física una vez al día, tener una ingesta adecuada de líquidos y alimentos balanceados y mantener relaciones sexuales con preservativos.

Etiquetas: