¿Qué significa soñar con un bebé muerto?

¿Has soñado con un bebé o le has visto su carita? Te contamos cuál es el significado de este sueño que es muy común

El significado de soñar con un bebé que ha muerto

Muchas personas tienen sueños recurrentes con un bebé, sin embargo, el significado de este dependerá específicamente del contexto.  Por ejemplo, ¿qué ocurre cuando vemos que un recién nacido ha muerto cuando estamos durmiendo

Daniela Zúñiga, vidente de Tarot Perú, nos dice que la muerte en este tipo de sueños te revela, usualmente, el final de un episodio en tu vida.

“Puede ser una relación amorosa, una amistad, sales de un trabajo.  Algo termina y comienza una nueva vida para ti”.

Otros significados

Victoria Arderius, desde el Tarot, explica al portal La Vanguardia que soñar con un bebé muerto refiere siempre a algo negativo. "Soñar con un bebé muerto es una alerta roja que advierte que si no cuidamos nuestros objetivos, estos podrían agotarse antes de tiempo".

Asimismo, descarta que este sueño haga referencia, necesariamente, a que un hijo pueda morir, pero sí puede tratarse de la pérdida de alguien, muy querido por nosotros, puede llegar a ocurrir y cambiar nuestra vida.

El soñar con un bebé que ha fallecido también revela que pronto aparecerán, en la vida de quien lo sueña, una serie de sucesos negativos que pueden abarcar lo profesional y lo afectivo.

Otro sueño muy frecuente es ver la cara o el rostro de un bebé.  ¿Qué significa? 

Daniela nos explica que este sueño revela la transformación de uno mismo, es un cambio para bien.  “Te has dado cuenta de que hay algo que has estado haciendo mal y quieres hacer un cambio”.

¿Qué significa soñar que has dado a luz a un bebé? 

Para Victoria Arderius el "soñar con tener un bebé, en el caso de quienes desean tenerlo, habla de que se está movilizando el instinto maternal o paternal para cumplir ese deseo de tener un hijo. Soñar con parir habla de dar a luz un proyecto, promete que algo que está en la esfera mental logrará concretarse".

Sin embargo, para aquellas mujeres u hombres que no quieren tener un hijo, o ya no pueden, este sueño suele significar prosperidad y muy buenos tiempos para la actividad profesional y laboral.