¿Qué pasa cuando los niños ven a sus padres teniendo intimidad?

¿Qué palabras buscan los niños en internet luego de ver esta situación inesperada? Un especialista te explica qué escenarios se pueden presentar si tu hijo te sorprende teniendo relaciones sexuales

Consecuencias de no hablar sobre sexualidad con tus hijos

Las relaciones sexuales son parte de la dinámica natural en una pareja y, como tal, no debería verse afectado por la presencia de los hijos. Sin embargo, si los niños sorprenden a los padres teniendo intimidad, ¿qué consecuencias podrían haber?

En un entrevista con ÚtileInteresante.pe, Christian Martínez, psicólogo y sexólogo, primero señala que los hijos a los 8 años ya deberían conocer lo que conlleva el acto del coito, no solo con fines de educación sexual, sino para que este tipo de situaciones inesperadas no les cause malestar alguno.

Pero, ¿qué pasa si un hijo ve a sus papás en intimidad?

El especialista menciona que esta situación puede tener dos consecuencias distintas. Uno, que se aperture el diálogo entre padres e hijos; o dos, en el que la curiosidad del niño o niña sea quien los “mal eduque” sobre temas sexuales:

El no hablar de sexo no es educar, al contrario, es exponerlo (...) Tú no sabes a qué información están llegando por internet, los niños ya saben usar Google, el celular. Entonces, pueden buscar hombre y mujer besándose y les va a salir algo pornográfico, una imagen erótica”, indica Martínez. 

En torno al diálogo que se apertura entre padres e hijos sobre temas sexuales, el psicólogo recomienda abordar la situación preguntándose uno mismo qué conoce el menor:

“(Preguntarle) ¿qué viste, qué te pareció? Indagar en el tema, pero antes de hacerlo preguntarse qué sabe mi hijo o hija de sexualidad o qué le he enseñado de sexualidad, qué es el coito, (por ejemplo). Así es mucho más fácil”, explica Martínez.

¿Cómo y cuándo los niños aprenden sobre sexualidad?

Asimismo, según el especialista, los niños aprenden viendo cómo es la sexualidad, desde un inicio, en casa. Cuando los papás o hermanos se bañan, los ven desnudos y asocian cambios en sus cuerpos, etc., creando en ellos preguntas que deben ser respondidas y normalizadas.

Es por ello que de sexualidad se debe hablar siempre y sin prejuicios. “Creemos que si le hablamos de esto, van a iniciar su vida sexual. (Pero), es como si le hablas de alcohol y drogas y se van a volver el drogadictos. No hay ninguna relación”, añade Martínez.

Recuerda que si tú no le explicas a tu hijo qué pasó cuando te vio teniendo intimidad, se lo va a decir Google, algún amigo o amiga. Lo mejor será que, como padre o madre, seas una fuente de confianza para absolver todas sus dudas.