¿Por qué no debes comer las semillas de verduras o frutas?

Puede que no te crezca ninguna planta en el estómago, pero sí tiene consecuencias en tu salud. Un médico especialista te explica por qué debes evitar ingerir semillas y qué ocasionan si sucede

¿Por qué ingerir una semilla puede causar apendicitis?

Que te crezca una planta en el estómago por comer la semilla de una sandía o cualquier otra fruta como verdura, es uno de los mitos más comunes que se escuchan en la infancia. Pero, en realidad, la advertencia de no comerlas tiene una razón médica importante.

El Dr. Polo Guerrero, médico general, explica que el problema está en la digestión. Una semilla no puede ser digerida en el estómago de igual manera que otros alimentos, por lo que termina llegando a tu apéndice, lo que puede generar eventualmente su inflamación. 

¿Por qué ingerir una semilla puede causar apendicitis?

Una apendicitis se da cuando la apéndice, que es una extensión del intestino grueso, se acumula de parásitos como lombrices o residuos de comida, de semillas, huesos de fruta o excremento que obstruye el interior del intestino, dificultando la circulación sanguínea. 

De acuerdo al Dr. Guerrero, generalmente una apendicitis ocasionada por un cuerpo extraño, en este caso las semillas, es muy común en niños. En adultos, estos casos no deberían darse, ya que se entiende que no cualquiera se comería las semillas de una manzana, por ejemplo.

“Los síntomas de apendicitis es un dolor muy fuerte en tu fosa ilíaca derecha, a eso se le puede agregar vómito y fiebre. Pero necesitamos pasarte por laboratorio para conocer (el caso)”, señala el especialista.

Recuerda que un dolor muy agudo en el estómago es una razón importante para visitar al médico. Además, si una fruta tiene las semillas muy pequeñas, como la fresa, no hay problema en el caso de los adultos, pero hay que evitar las más grandes.