Los gestos que sí te beneficiarán en una entrevista de trabajo

¿Cómo debes poner tus manos en una entrevista de trabajo? ¿Qué tanto debes sonreír? Los gestos pueden revelar más de lo que imaginas. Entérate cómo en esta nota.

Los gestos que sí te beneficiarán en una entrevista de trabajo
Lo que debes saber para tu entrevista laboral

Tu postura, la forma de hablar, las expresiones faciales y el contacto visual forman parte de lo que los expertos llaman “comunicación no verbal” y este juega un papel importante en la decisión final del entrevistador.

Pero, ¿qué es la comunicación no verbal?
El lenguaje corporal es una forma de comunicación no verbal que corresponde a las posturas, los movimientos del cuerpo, de la cara y la gesticulación. En algunos casos puedes estar tan nervioso durante la entrevista, que no notas la posición de tus manos ni los gestos que haces mientras respondes a las preguntas.

Tabatta Panizo, Brand manager de Bumeran Selecta, afirma que los gestos y reacciones permiten identificar características de la personalidad y la situación emocional de la persona que está postulando al puesto. A continuación, unas recomendaciones para mejorar tu lenguaje corporal:  

Lee también: [Una persona bajo la lluvia: ¿qué significa y cómo dibujarlo?]

¿Cómo poner las manos en una entrevista de trabajo?
Para expresar una idea o un mensaje en particular sirve utilizar las manos. Es importante no jugar con ellas, ya sea con un objeto que tengamos cerca como una lapicera o un clip. En caso se prefiera no usar las manos como acompañamiento de las respuestas, es conveniente dejarlas apoyadas sobre las piernas con naturalidad. 

La posición de los brazos
Los brazos cruzados demuestran una actitud defensiva, es mejor evitarlos. En general, cruzarse de brazos es una postura que se asume por una cuestión de inseguridad o por una necesidad de protección. Al igual que sucede al sujetar un bolso o maletín sobre las piernas o sujetar una cadena en el cuello o un reloj en la muñeca.
 
El contacto visual
Se debe mantener una mirada atenta con quién te está entrevistando y cuando estás respondiendo. Si hay más de una persona en el proceso de selección es conveniente que tengas contacto visual de forma equilibrada con todos los presentes. No es aconsejable sostener la vista fija en un punto, ya que puede ser analizado como un signo negativo o de desequilibrio. La forma de mirar debe demostrar entusiasmo y empatía.

Expresión del rostro
La gestualidad del rostro debe ser amigable y es importante sonreír para mostrar entusiasmo. Una expresión facial seria o la mirada perdida no demostrarán interés y pueden, incluso, transmitir una imagen de preocupación o indiferencia. 

Lee también: [ Actitudes que pueden hacerte fracasar en una entrevista de trabajo]

La importancia de la postura:
La postura debe ser erguida pero no forzada. Los hombros deben estar rectos y la cabeza en dirección al interlocutor. También, es conveniente al sentarse utilizar el respaldo de la silla para acomodarse y colocar las piernas en posición cruzada o recta. Si el postulante se mueve constantemente sobre la butaca puede analizarse como falta de interés o aburrimiento. Tampoco, se debe apoyar demasiado encima de la mesa, ya que es visto como un gesto de ansiedad.
 
¡Cuando los nervios te ganan!
Evitar gestos que denotan nerviosismo o ansiedad como jugar con objetos, el movimiento constante de las piernas o el pie, comerse las uñas, un movimiento constante al estar sentado, jugar con el pelo o frotarse las manos. Son tics nerviosos que demuestran ansiedad y pueden distraer y molestar a quién entrevista.
 
¿Te habías percatado de alguna de estas señales? Ya lo sabes, tienes que presentar una imagen positiva y no descuidar tu comunicación no verbal, porque hacerlo podría ser un grave error.

Deja un comentario