Actitudes que pueden hacerte fracasar en una entrevista de trabajo

Una psicóloga organizacional te explica cuáles son las acciones más comunes que pueden generar una mala impresión en una entrevista de trabajo

¿Qué actitudes podrían mostrarte como una persona agresiva o insegura?

Las primeras impresiones son importantes, más aún si hablamos de una entrevista de trabajo. Si bien de una simple conversación puede nacer una gran oportunidad laboral, también está lo opuesto: ¿qué pasa si nuestras actitudes pueden hacernos fracasar?

Lee: [¿Cómo recibir asesoría gratuita para la búsqueda de trabajo?]

Siempre se busca que el postulante se encuentre emocionalmente estable, más allá de calzar con el puesto de trabajo. Por ello, al momento de iniciar una entrevista, el reclutador será quien observe la forma de actuar del participante, desde el momento del saludo hasta el cierre de la entrevista. 

De acuerdo a la psicóloga organizacional, Diana Villavicencio, las actitudes más comunes que pueden generar una mala impresión son:

1. En el saludo, si la persona da la mano muy fuerte, ello puede significar que es una persona muy agresiva.

2. Cuando la reclutadora invita al participante a sentarse en un lugar específico, pero este hace caso omiso, es un signo de que la persona no sabe seguir ordenes o ignora las indicaciones.

3. Si el participante se sienta en una silla y se balancea hacia atrás, ello puede demostrar evasividad o que es muy relajada.

4. Cuando el participante tiene movimientos muy rápidos, además de demostrar nerviosismo, puede denotar para el reclutador una anormalidad. “Puede significar algunos trastornos, y no puede no ser solo nerviosismo. Una persona debe comunicarse de manera casual”, explica la especialista en el video.

5. La sudoración de manos puede denotar a una persona insegura, nerviosa o no preparada para el puesto.

Lee: [Persona bajo la lluvia: ¿qué revela y por qué se utiliza en entrevistas?]

6. Al momento de hablar, el participante debe utilizar una comunicación cotidiana, casual y cordial, sin estereotipos o sobre preparación. El tono de voz también es importante.

7. Si bien en el CV ya está descrito las habilidades y experiencia que tiene el participante, el reclutador siempre pedirá que le cuenten más sobre el puesto, ya que quieren ver cómo te expresas sobre ello.

8. Existen muchos errores, como el de escribir cosas incoherentes o no reales en el CV, que al momento de preguntar al respecto queda inconclusa la respuesta y puede asumirse como una mentira. La especialista recomienda ser exactos en esos datos.

9. Al hablar de las virtudes y defectos, siempre sé honesto. Lo ideal es mencionar tus defectos acompañado de un “estoy mejorando en…”. Así se conocerá cuánto se conoce una persona a sí misma, sus fortalezas y a qué aspira. 

10. Evita titubear o pensar mucho tus respuestas, sé tú mismo, pero sobre todo honesto si no conoces alguna respuesta. Pretender no será el camino, la honestidad se valora.

Ten en cuenta que cada persona es diferente respecto a la otra. Las habilidades y talentos pueden darnos una oportunidad laboral, pero basta con una simple acción para perderla. 

Lee también: [¿Qué hacer ante un despido injusto y qué derechos debes reclamar?]

Deja un comentario