Errores que debes evitar cuando tu hijo te haga berrinche

¿Sueles usar el "ahí viene el loquito" o lo ignoras y no haces caso? Una psicóloga te habla sobre los seis errores frecuentes al lidiar con un berrinche y por qué pueden perjudicar el futuro de tus niños

¿Qué no hacer nunca al tratar los berrinches en los niños?

Los berrinches son una forma inadecuada de expresar las emociones por parte de un infante que no logra comunicarse con palabras. Muchas veces esto crea frustración en los padres, quienes cometen errores que pueden causar perjuicio en los niños.

Pero, ¿qué no se debe hacer al lidiar con los berrinches?

En una entrevista con Útileinteresante.pe, Lic. Ginnette Urbina, psicóloga clínica y psicoterapeuta cognitivo-conductual, recomienda tener cuidado con las siguientes acciones:

1. Ignorar al niño por completo: Muchos padres interpretan el “ignóralo, no le hagas caso”, como el ignorar al niño, cuando en realidad se trata de no prestarle atención a la conducta inadecuada, siempre y cuando no sea un riesgo para la seguridad del niño y otras personas.

2. Nunca utilizar violencia física y psicológica: Tanto el contacto físico, como el hábito de decirle al pequeño “mira ahí viene el loquito”, es violencia. La Lic. Urbina indica que el niño necesita tener soporte emocional para expresar sus emociones y no lo va a hacer si no siente un entorno de confianza.

3. No debemos mostrar modelos inadecuados: “Por ejemplo, levantar la voz entre los padres o darle las indicaciones a los hijos gritando desde el primer piso hasta el segundo piso, con un estilo inadecuado o exigiendo las cosas no de manera amable”, explica la especialista en el video.

4. Evitar dejar que el niño haga lo que le plazca: Ceder ante las demandas del niño por tratar de evitar la exposición o vergüenza frente a otras personas es un error muy frecuente y crea otros malos hábitos. No es una solución.

5. Trata de solucionar la situación en público: Lo mejor es tratar de sacarlo de ese contexto que le causa mucho fastidio, en vez de conversar con el menor cuando está llorando o gritando.

“De repente lo puedo llevar un ratito afuera para que se calme y lo ayudo con palabras suaves. ‘¿Estás incómodo? Lo podemos solucionar juntos’. Le vamos dando alternativas para que ponga en palabras todo lo que está sintiendo. Lo ayudamos a reflexionar”, añade.

6. Evitar sofocarlo con preguntas: En el momento del berrinche, el infante no va a poder responder nada. Por el contrario, se le ayuda a que se calme, respire y empiece a contar qué pasó, pero sin gritar o llorar. Sin entendimiento, todo causa frustración.

¿Hasta qué edad es normal que hayan berrinches?

Según la Lic. Urbina, si después de los 4 años, aún se presentan estas actitudes, a pesar del apoyo y comunicación; se debe buscar ayuda de un profesional para que asesore a los padres, quienes manejan estas situaciones, y ayude al menor a que vaya desarrollando la inteligencia emocional de la manera correcta.

¿Qué consecuencias hay si los berrinches no se tratan correctamente?

“Si los niños no desarrollan una adecuada inteligencia emocional, podemos ver en el futuro adolescentes que siguen siendo altamente demandantes o que se les tiene que dar todo lo que piden. De repente no sienten tanto respeto por las figuras de autoridad, padres, docentes, autoridades civiles, etc.”, recalca la especialista.

Estos adolescentes, además, podrían convertirse en adultos agresivos, poco respetuosos o empáticos. Por ello, es importante la guía psicológica y que los padres estén atentos al comportamiento de sus hijos desde pequeños.