Panamá: falleció Manuel Noriega, antiguo dictador aliado de EE.UU.

El ex agente de la CIA cayó en desgracia tras ser acusado de narcotráfico y derrocado por una invasión de EE.UU.

Panamá: falleció Manuel Noriega, antiguo dictador aliado de EE.UU.

Manuel Antonio Noriega, exdictador de Panamá. Foto: AFP

Manuel Antonio Noriega, quien falleció este lunes a los 83 años, fue un temido dictador panameño, muy valorado agente de la CIA, que cayó en desgracia después de ser acusado de narcotráfico y derrocado por una invasión de Estados Unidos.

La vida de Noriega – quien se hallaba recluido en un hospital desde marzo tras operarse de un tumor cerebral – fue una permanente fuga hacia adelante.

[LEE: Panamá: presidente Varela negó haber recibido dinero de Odebrecht]

Considerado un militar sin escrúpulos, pudo relacionarse simultáneamente con el capo colombiano Pablo Escobar, el líder cubano Fidel Castro y con múltiples servicios de inteligencia.

En medio de esa carrera hubo opositores asesinados, dudosas fortunas, condenas por narcotráfico, una invasión militar y denuncias de traiciones a repetición.

"Lo más sobresaliente en la vida de Manuel Antonio Noriega es que hizo de la institución (militar) un instrumento, una combinación macabra entre el crimen y el narcotráfico", dijo a la AFP el general Rubén Darío Paredes, a quien el exdictador relevó en 1983 en la Guardia Nacional.

[LEE: YouTube: así se vuela entre los edificios de Panamá]

Nacido en la capital de panameña el 11 de febrero de 1934 en el seno de una familia humilde, Noriega abrazó muy joven la carrera militar y llegó a dirigir Panamá con mano de hierro entre 1983 y 1989.

Tras participar en 1968 en un golpe contra el presidente Arnulfo Arias, su ascenso se volvió meteórico cuando, un año después, el histórico gobernante de Panamá, el general Omar Torrijos, lo puso al frente del servicio de inteligencia G-2.

Se sospecha que fue en esa época que la CIA, omnipresente en Panamá para vigilar el Canal, reclutó a Noriega, quien afianzó su poder tras la muerte de Torrijos en 1981 en un misterioso accidente aéreo.

En 1983 accedió a la comandancia de la extinta Guardia Nacional y comenzó su gobierno de facto.

Eran las épocas de gloria, donde vivía con su esposa Felicidad y sus tres hijas (Sandra, Lorena y Thays) en una fastuosa mansión que incluía un minizoológico, casino privado y salón de baile.

En un contexto de guerras civiles en Centroamérica, "Cara de Piña", como le llamaban sus opositores por las abundantes marcas que le dejó el acné, jugó en varios frentes para mantenerse en el poder. (AFP)