Huracán Matthew deja primera víctima mortal en Florida

Una mujer de unos 50 años sufrió una emergencia cardíaca en su casa, en el condado de St. Lucie

El huracán Matthew dejó una primera víctima mortal en Estados Unidos, cuando una mujer murió de un paro cardíaco al no poder ser asistida a tiempo en Florida (sureste).

Una mujer de unos 50 años sufrió una emergencia cardíaca en su casa, en el condado de St. Lucie, en el centro de Florida, y los fuertes vientos impidieron que los servicios de emergencia salieran, a consecuencia de lo cual murió, dijo una portavoz de los bomberos.

[LEE: Haití: más de 300 muertos tras el paso del huracán Matthew]

Los fuertes vientos e intensas lluvias de Matthew, que azotó esta madrugada Cabo Cañaveral con rachas de 107 millas por hora (172 km/h) en su rumbo hacia el norte del estado, provocaron además que cerca de 475.000 usuarios perdieran el servicio eléctrico.

Uno de ellos fue el mexicano Sergio Ramírez, quien dijo a Efe que fue incapaz de dormir en toda la noche y pasó la madrugada junto a dos compatriotas escuchando cómo soplaba el fuerte viento fuera de su endeble casa móvil, situada en Fort Pierce, 130 millas (210 kilómetros) al norte de Miami.

[LEE: Obama declara estado de emergencia en Florida por amenaza de Matthew]

"Ojalá que no regrese porque va a ser peor", dijo el mexicano, quien indicó que, cuando se fue la luz, sobre las 3 o 4 de la madrugada, sintió miedo".

Roger Martin, de 70 años, por el contrario, se mostró como un veterano en este tipo de fenómenos meteorológicos y dijo a Efe que siempre que llegan ciclones se queda en casa.

Tras veinte años en una casa medio destartalada y descolorida ya está, dice, acostumbrado, y pudo dormir "sin problemas", y lo único que hizo fue, hace unos días, subirse al tejado para arreglar unas goteras y evitar que fueran a mayores.

[LEE: Huracán Matthew: dos millones evacuan costas de Estados Unidos]

En la zona de la costa los vecinos se acercaron a las playas y puertos deportivos para ver los efectos del paso del huracán, aunque en Fort Pierce todo amaneció tranquilo.

Las principales carreteras de la zona siguen abiertas, aunque han caído numerosas palmeras, carteles publicitarios, vallas y árboles en calles de las ciudades del área.

(AGENCIAS)