Santa Clara: más de 500 familias se quedan sin agua por presunta estafa

Denunciaron que inmobiliaria no cumplió lo que les ofreció y ahora arrastran una deuda de 220 mil soles 

América Noticias.

El sueño de tener el departamento propio con los ahorros de toda una vida se convirtió en una completa pesadilla para 500 familias que viven en Las Torres de Santa Clara 2 en el distrito de Ate.

Ellos denuncian haber sido estafados por la inmobiliaria del Grupo Acuario, que les ofreció una piscina, un espacio de juegos, sala de cine, cancha multideportiva y casi 6 años después no solo no tienen nada de lo prometido; sino que la inmobiliaria cobro el servicio de agua sin pagarlo a Sedapal y ahora arrastran una deuda de 220 mil soles.

[LEE: Cercado de Lima: Sedapal anuncia corte de agua este miércoles y jueves]

Sedapal intervino una conexión clandestina que permaneció casi 3 años. Los vecinos tuvieron que contratar camiones cisterna para poder abastecerse de agua. La deuda que tienen ha sido fraccionada en 36 cuotas; pero la inmobiliaria se niega a pagar el monto completo, exigiendo que los propietarios que firmen un documento liberando al Grupo Acuario de todo compromiso posterior.

Para el presidente de la Asociación de Defensa al ConsumidorCrisólogo Cáceres, la empresa infractora podría recibir hasta 450 UIT de multa ante Indecopi. “Las empresas tienen que saber que  lo que ofrecen en publicidad es  como si lo estuvieran dando en el contrato, no interesa que deliberadamente omitan información, esto se llama efecto vinculante de la publicidad”, sostuvo.

[LEE: Serpar: audios exclusivos revelan presunto pago de coimas a fiscal por desalojo]

La defensa del Grupo Acuario respondió. Asegura que los propietarios deben asumir las cuotas del servicio de agua y que la habilitación de la  piscina y espacios de juego demorará al menos 2 años más.

Estas familias no solo viven descontentas sino también en constante peligro; no solo porque el pozo a tierra esta inoperativo. También el sistema contra incendios carece de mangueras y extintores, por lo que exigen que de una vez se les entregue lo que se les prometió.