Ríos y lagos del Perú muestran una sorprendente recuperación

Las áreas circundantes han reverdecido ante la ausencia del hombre y su actividad regular por la cuarentena

Ríos del Perú muestran recuperación. Foto: Cuarto Poder

Con casi dos meses de cuarentena por coronavirus y el hombre aislado, los ríos fluyen sin intervención del hombre y los paisajes han reverdecido en toda la extensión del país. Un drone ha captado desde el aire los afluentes que ahora respiran una tregua y están llenos de vida.

El río Rímac ha mejorado en distintas zonas de Lima, así como el río Chillón, antes inundado de basura. Según la Autoridad Nacional del Agua (ANA), los desechos de construcción en estos cauces ha bajado en un 80 %.

El río Chancay y el Huaral también se sanan mutuamente. No hay bulla, veraneantes ni inmundicia. Solamente aves y el vaivén de las olas, porque sí, también ocurre en la playa.

Lo mismo ocurre en el río Huatanay, en Cusco y en el Pachachaca, en Apurímac, descrito en Los Ríos Profundos del eximio escritor peruano José María Arguedas.

En Arequipa, imágenes también han mostrado al río Chili con recuperación de flora y fauna, un renacer de su hábitat natural. Las aguas cristalinas y la aparición de colibrí andino y de la cuculí cantora muestran la recuperación.

En Ica, la laguna de la Huacachina también descansa en cuarentena, no hay bulla de los tubulares ni turistas en los botes pedalones. Ahora se respira paz y calma. Se recupera de a pocos.

Mientras que en Junín, la laguna de Ñahuimpuquio, el ojo del manantial del valle del Mantaro mantiene sus aguas en calma y un descenso de la contaminación. Los afluentes mejoran y obligan, una vez acabada la cuarentena, a repensar el impacto de la mano del hombre en las áreas naturales.

LEE TAMBIÉN: Coronavirus en Perú: Se elevaron a 67 307 los casos de COVID-19 a nivel nacional

ETIQUETAS: