Revisiones técnicas: el sistema que permite que autos en mal estado circulen

La situación ha llegado a involucrar a funcionarios del Ministerio de Transportes, quienes trabajaron con las empresas que brindan el servicio de revisión técnica  

Un vehículo chatarra puede circular sin problemas. Foto: Captura de TV

Hace una semana, Cuarto Poder demostró cómo trabajadores de la certificadora de Inspección Técnico Vehicular Farenet cobraban sobornos por certificar como aptos a vehículos en pésimo estado. Farenet se defendió asegurando que se trataba de casos aislados. El dominical quiso comprobar si efectivamente solo habían certificado como vehículos en buen estado a los cuatro autos chatarra que llevamos para nuestra investigación. 

La misma Policía confirmó que la gran mayoría de los vehículos pasó la inspección en las plantas de Farenet, pero además de otra empresa del mismo rubro: Revisiones Técnicas del Perú. Cada uno de los autos es una bomba de tiempo por la contaminación que genera y porque en cualquier momento puede protagonizar una tragedia mortal.

Lo grave es que empresas como Farenet y RTP, que deberían verificar que no circulen auténticas cafeteras sobre ruedas, actúan bajo el amparo de un reglamento de inspección técnico vehicular escrito casi para la complicidad. Y la propia policía está atada de manos, pues la reglamentación misma permite que vehículos destartalados, sin parachoques, sin luces, verdaderos peligros sobre ruedas, siempre y cuando tengan el visto bueno técnico, sigan su camino. 

La Ley estipula que los frenos malogrados, los parabrisas rotos, el derrame de líquidos en un vehículo son sanciones muy graves. En el reglamento de inspecciones técnico vehiculares del MTC estas faltas figuran como una observación leve. La lista va contra toda lógica y a favor de la ilegalidad. Para el reglamento del Ministerio de Transportes que el freno funcione a la mitad, merece una observación leve. Si el muelle o la suspensión del vehículo está vencido, es falta leve. 

De otro lado, a raíz de la proliferación de centros de inspección en el país, ahora el conductor no elige la empresa que ofrezca más seguridad o experiencia, sino la de menor precio, la de mejor publicidad o la que sí o sí lo aprobará, aunque maneje una cafetera.

Con los videos publicados la semana pasada Cuarto Poder evidenció el soborno que se cobra para aprobar una revisión. Hicimos pública la modalidad del “plaqueo” o cómo antes de pasar por la revisión una chatarra puede comprar su aprobación. Grabamos el pago y mostramos a los mecánicos. Durante la semana se anunciaron acciones inmediatas y hasta la Sutran aseguró el cierre preventivo de estas plantas, pero ayer todos estos locales estaban trabajando como si nada hubiese pasado.

En Santa Eulalia, en las afueras de Lima, existe una planta llamada Revisiones Técnicas del Perú. Por este local han pasado cerca de 540 vehículos de la empresa El Chosicano, protagonista de muchos accidentes mortales, como el de una mujer embarazada que falleció en mayo de este año. Allí un vehículo puede aprobar una revisión. No hay personas en la puerta del local, todo es vía telefónica. Con el contacto hecho, todo es más fácil. El servicio de llenado del certificado se da sin siquiera mirar el vehículo en cuestión. 

¿Qué entidad es responsable de dar luz verde a Farenet, Revisiones Técnicas del Perú y todos los centros de inspección en el país? Es la dirección general de Transporte Terrestre del ministerio. Un puesto que hasta ayer mismo ocupaba Paul Concha, cuyo apresurado cese fue anunciado hoy en el Diario El Peruano. Resulta obvio que en el ministerio han querido adelantarse a la emisión de este reportaje, pero no solo es una cuestión de responsabilidad desde su escritorio. Tendría que ver también con su hoja de vida.

La amplia hoja laboral del director del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), Paúl Concha registra que prestó servicios al Grupo Tecnológico Automotriz S.A.C., empresa con la que empezó a funcionar Farenet en el Perú. En ese entonces el apoderado era Jacques Rodrich, ex congresista de la república y actual esposo de la parlamentaria fujimorista Cecila Chacón.

Concha también declara que ha sido abogado de la empresa Kensington SAC, institución que también ha dirigido Jacques Rodrich y el actual representante de Farenet, Moisés Rodrich. Cuarto Poder consultó al respecto a Jacques Rodrich, y solo nos respondió por mensaje de texto. “el dr. Concha es un excelente profesional del derecho en transporte y hace varios años tal vez le hicimos una consulta”, dijo Rodrich.

Concha también asesoró legalmente a la empresa Revisiones Técnicas del Perú. Tras todas estas revelaciones, el Ministerio de Transportes ha tomado medidas. Las autoridades han anunciado una reorganización total en el sistema de inspecciones técnicas. 

El actual sistema repleto de trampas está hecho para perdurar. No solo un auto chatarra puede circular sin problemas porque el reglamento lo avala sino que  las plantas como Farenet y Revisiones Técnicas pueden seguir funcionando pese a todo lo demostrado pagando una pequeña multa. Reabrir sus puertas le cuesta sólo S/ 8,000.

LEERevisiones técnicas: trabajadores cobran coimas para dar certificados

LEEFarenet: su historia y los cambios de nombres