Perú produce a diario 21 000 toneladas de residuos sólidos y recicla el 2 %

De la cultura del reciclaje se habla mucho, pero en la práctica se hace poco. Tras las cifras que dejó la pandemia, las políticas para construir ciudades sostenibles retrocedieron y sus efectos son devastadores.  

Perú produce a diario 21 toneladas de residuos sólidos y recicla el 2 %

350 kilos de alimentos al mes, 150 animales rescatados, 20 mil nuevos seres vivos y miles de vecinos beneficiados y muchas generaciones agradecidas. Todo esto fue gracias a un proceso que puede cambiar el destino del mundo, pero que gran parte de ese mundo aún desconoce. 

A puertas del Día Mundial del Reciclaje toda la cadena de actividades relacionadas sepa porqué es importante que esa botella plástica de agua, esos kilos de cartón en desuso, miles de tapitas multicolores y tantos productos que desechan a diario son una bomba de tiempo para el ecosistema, pero que sumando estrategias de reutilización serán con los años el único salvavidas del planeta

De la cultura del reciclaje se habla mucho, pero en la práctica se hace poco. Tras las cifras que dejó la pandemia, las políticas para construir ciudades sostenibles retrocedieron y sus efectos son devastadores.  

Antes se podía reciclar el 5 % de artículos reutilizables, hoy a duras penas llega al 2 %. Recuperarnos ya no será tarea única de las autoridades sino de toda la población en conjunto. Surco así lo entiende y trabaja a prisa en la primera planta de reciclaje del país.  

Con 10 toneladas de residuos al día entre plásticos, latas, cartones y otros no solo se descontamina sino se generan además bloques tipo lego para construir bancas, casas y hasta la veterinaria itinerante utilizada en el rescate de aves tras el derrame de petróleo en Ancón. 

La última batalla a favor del medio ambiente fue reunir a casi la mitad de representantes municipales de Lima con un manifiesto para reducir el impacto ambiental en sus barrios.  

El parque “Voces por el Clima” cuenta con biohuerto municipal compuesto por 20 mil 200 botellas reutilizadas como macetas. Se hace con maleza y desechos orgánicos de los mercados, no solo es un mini pulmón que oxigena sino contribuye, además, con la alimentación de los más vulnerables.  

35 puntos de reciclaje, 20 bases ecológicas, 8 mil bolsas repartidas y con la ayuda del vecino esto no sería posible.  

Con una cultura de reciclaje más reciente, Magdalena también puso manos a la obra. La anterior gestión dejó las bases y esta entendió que hay mucho por hacer. Un acuerdo con tres asociaciones de recicladores hace posible que al mes se recolecten 25 toneladas de residuos. El año pasado eran 20.  

La creatividad juega su propio partido. Los reciclos “Menos plástico más vida” recuerdan el compromiso con el medio ambiente y las especies en peligro. Un biohuerto municipal y la creación de su primera planta de compostaje reflejan los avances. El objetivo es llegar a las 100 toneladas de abono al año. 

Los vecinos no solo sueñan con ver la costa realmente ver, qué país le dejamos a las futuras generaciones se pregunta.  

En San Luis, recicladores como este hombre llegan al primer centro de acopio de residuos de la comuna. Antes lo hacían de manera informal, hoy reúnen desechos, mantienen limpias las calles, colaboran con el ecosistema y llevan el sustento a sus hogares. 

En el programa acopio participan 2 mil vecinos, se recogen en calles y mercados, se reúnen 22 toneladas de residuos y el objetivo es tener su propia planta de reciclaje.  

En medio de sus obligaciones, hay quienes sí entienden que reunir residuos nos beneficia a todos.

Una botella de plástico tarda 500 años en desintegrarse, una política en favor del medio ambiente la convierte en artículos reutilizables para toda la vida que no dañan el ecosistema y que sirven a los ciudadanos. De nosotros depende que el planeta así como está no se convierta en la tumba de la humanidad.