Pasamayo: esta es la confesión del asesino de la ‘Princesita del Marañón’

Cuarto Poder accedió a la declaración que Franklin Cotrina Tirado dio a la Policía

Pasamayo: esta es la confesión del asesino de la ‘Princesita del Marañón’

Terminó por confesar que la mató por celos / Video: Cuarto Poder

Estando con la policía, Franklin Cotrina Tirado, silenció a su conciencia y negó haber asesinado a su enamorada, la ‘Princesita del Marañón’, Vilma Cruz Pinedo. Dijo: “no, no lo hice, no la mate”, pero las pruebas en su contra, como el reporte de llamadas y los mensajes hallados en el celular de la joven folklorista, lo dejaron sin aliento ni argumentos. Así que terminó por confesar que la mató por celos.

LEE MÁS | Realizan la reconstrucción del crimen de la cantante Vilma Cruz

En la semana se confirmó que aquella muchacha hallada en el interior de la maleta era la joven folklorista Vilma Cruz Pinedo. Además se supo quién la había asesinado: Franklin Cotrina Pinedo, su propio enamorado, el joven músico que guardó en una maleta una historia macabra y un crimen, creyendo que arrojándola en la variante de Pasamayo, escondería las huelas de una muerte provocada.

Cuando los policías atendieron el llamado por el extraño equipaje, un olor inconfundible los recibió. Sabían que hallarían algo terrible. Mientras tanto, al otro lado de la ciudad, Franklin Cotrina intentaba seguir con su vida, para no levantar sospechas.

En ese momento nadie sabía, quién era esta jovencita y cómo terminó su cuerpo sin vida en una maleta. El mismo cadáver, se encargó de dar las primeras pistas. Un metro, 53 de estatura, fecha de muerte aproximada tres meses. El perfil de una jovencita reportada como desaparecida desde octubre del año pasado empezaba a calzar con el hallazgo.

Vilma Evangelina Cruz Pinedo, tenía 25 años, era empleada doméstica y su sueño era ser cantante. Anhelaba subirse a un escenario, cantarle al amor y a las desilusiones del corazón, amaba la música andina. Cuando salió de su natal Huánuco, no sólo tuvo ansias de trabajar para mantenerse Lima, sino también para estudiar canto. Ingresó a una academia ubicada en el centro de Lima desde el 2015 y la última vez que la vieron sus maestros fue en un evento de fin de curso, en agosto del 2017.

Una vez con los agentes, Cotrina Tirado terminó confesando que asesinó a Vilma Cruz, el mismo 11 de octubre del 2017, el día que fueron a Magdalena a recoger unas fotografías de la folklorista y que con ayuda de un vecino, arrojó el cuerpo cerca de la carretera.

Dice que al ver que otro hombre pretendía a la princesita del Marañon, la golpeó, pero al ver que ella también reaccionaba, impulsivamente la tomó del cuello, ahorcándola hasta dejarla sin vida.

Esta versión confirmaría la sospecha de los peritos, de que Vilma Cruz fue asfixiada por la presencia de la coloración rosácea en los dientes del cadáver. Un fenómeno conocido entre los forenses como diente rosado, vinculado a la asfixia por sumersión o ahorcadura.

LEE MÁS | Pasamayo: detienen a pareja de cantante folclórica hallada muerta en una maleta

La Policía estuvo en la casa de Franklin Cotrina, para la inspección respectiva. Además está también tras los pasos del cómplice, quien habría ayudado a arrojar la maleta en el descampado. En diez días más se tendrán los resultados toxicológicos que determinarán si la víctima fue drogada o envenenada.