'Los Malditos del tren de Aragua': el prontuario y ambiente en que se movía 'Catire'

Edison Agustín Barrera tendría cinco muertes en su haber

Edison Agustín Barrera, alias ‘Catire’.

El éxodo venezolano que huye de la crisis humanitaria que vive su país ha ocasionado que cerca de medio millón de ellos estén conviviendo entre nosotros. Gente de bien, gente amable en su gran mayoría, pero la situación de emergencia en la que viven también seduce a unos cuantos elementos de mal vivir que han decidido trasladar sus delitos al Perú. Según cifras del Inpe, alrededor de 72 venezolanos han ingresado a las prisiones peruanas.

Primero fue el robo a una joyería del Jockey Plaza en Surco y, luego, el frustrado asalto a un banco del centro comercial Plaza Lima Norte en donde junto a otros cinco llaneros cayó un joven delincuente ahora con prontuario internacional, cuya mirada desafiante ha encendido las alarmas de Lima, que aunque no termina de acostumbrarse a sus propios delincuentes, ahora tiene que soportar las acciones de criminales importados, entre ellos Edison Agustín Barrera, alias ‘Catire’, que es como llaman a los rubios los venezolanos.

LEE: 'Los Malditos del Tren de Aragua': el historial delictivo de alias 'Catire'

A sus 22 años, según propia confesión, ‘Catire’ salió de Venezuela hace como mes y medio huyendo de la policía bolivariana. Tendría 5 muertes en su haber y pertenecería a una de las organizaciones criminales más peligrosas de Venezuela: ‘El Tren de Aragua’, de ahí que la policía adaptara el nombre la célula con la que fue capturado, peruanizándola  como ‘Los malditos del tren de Aragua’.

Y como alias ‘Catire’, a quien algún ingenuo prejuicioso podría ser confundirlo con un cantante de reggaetón, y los otros caribeños capturados, no serían los únicos llaneros vinculados al ‘Tren de Aragua’, es pertinente explicar de qué riesgo estamos hablando. Conoce el mundo de ‘Catire’, la creciente hampa venezolana.

‘Tren de Aragua’ es el nombre de una obra ferroviaria inconclusa de ese desastre que es el gobierno bolivariano. Comenzó como un sindicato de trabajadores que con el tiempo mutó en una red dedicada a la extorsión, al secuestro y al cobro ilícito de comisiones, tipo las mafias de construcción civil del Callao. 

Reconocida oficialmente en 2016, y con más de 500 miembros activos armados, se dice que personas de mal vivir de la localidad de Aragua, en Maracay, a solo una hora da Caracas, utilizan a los datos que les proporciona la atemorizada población, antes, durante y después de cometer sus crímenes. 

Cuando realizan sus secuestros, disfrazado de un discurso ‘Robin Hudiano’, cuentan con el apoyo de las casas de la zona, como guaridas y ocasional cautiverio de sus víctimas que pueden llegar desde Caracas. No en vano, la capital venezolana es reconocida, desde el 2015, como la ciudad más violenta del mundo, según el Consejo Ciudadano para le Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Expertos criminólogos señalan que ‘Tren de Aragua’ tiene una capacidad de acción que involucra a 100 mil personas, comandadas por una suerte de cártel paramilitar, que en un inicio fue chavista, pero que luego se convirtió en uno de los peores enemigos de las fuerzas del orden y de Nicolás Maduro.

Los jóvenes veinteañeros miembros activos de la banda, poseen un equipamiento que supera al de las fuerzas policiales, quienes casi cada semana realizan operativos en las faldas de los cerros aragüeños que albergan esos asentamientos humanos venezolanos aún más pobres que los nuestros. En algunos casos disfrazados de calaveras para evitar ser reconocidos y víctimas de la venganza, que incluye el corte de cabezas.

Varios de los enfrentamientos con las fuerzas policiales bolivarianas han sido registrados por la población e incluso por los mismos delincuentes para lucirlos en las redes sociales.

La mayoría de estos criminales, cuando son capturados, son recluidos en la tétrica prisión de Tocorón, el centro penitenciario de Aragua y también uno de los centros de operaciones de ‘Tren de Aragua’, en donde los motines y los enfrentamientos armados opacan, deja chica a la palomilla peruana.

Es tal vez por esto que a ‘Catire’, quien junto a sus cuatro cómplices aún está detenido en la carceleta del Ministerio Público, le tendría sin cuidado caer en una prisión peruana porque de peores lugares, ha salido vivo. Sin embargo, Edison Agustín Barrera reconoce, siempre desafiante, que preferiría ser extraditado a su país.

‘Catire’, y sus cómplices serían solo 5 de una veintena de miembros del ‘Tren de Aragua’ que habrían llegado en bus a nuestro país y se han llevado muy bien con el hampa local, aunque la Policía estima que luego de algunos primeros injertos, vendrán, inexorablemente, los enfrentamientos armados y los ajustes de cuentas entre criminales venezolanos y peruanos.

LEE: 'Los Malditos del Tren de Aragua': la peligrosa banda que llegó desde Venezuela

No obstante estos casos aislados pero ruidosos, no deben conducirnos a brotes xenofóbicos, porque la mayoría de venezolanos en Perú son gente buena y aportarán a nuestra cultura.

Nos habíamos acostumbrado a migrar, no a recibir migrantes. Es momento de retribuir, mucho cuidado con la xenofobia. Es momento que el Ministerio del Interior, la Policía y Migraciones, estén a la altura de estas particulares circunstancias.