Keiko Fujimori: Odebrecht, uno de los pesos que carga la candidata

El fiscal José Domingo Pérez ha pedido 30 años de cárcel para la lideresa de Fuerza Popular

Foto: Cuarto Poder

Keiko Fujimori lleva más de 30 años acompañando al poder o peleando por él, expuesta al escrutinio público y cargando los activos y pasivos de su apellido.

Postula nuevamente a la presidencia de la república, esta vez en medio de una investigación por el caso Odebrecht por el que el fiscal José Domingo Pérez ha pedido para ella 30 años de cárcel.

El proceso está en fase intermedia y pronto tendrá lugar el juicio oral. De ganar las elecciones el proceso en su contra quedaría en standby hasta que deje de ser presidenta, pero seguiría su curso para sus coacusados.

Fue Jorge Barata quien empezó a cantar ante la fiscalía los detalles de las operaciones que la empresa Odebrecht había realizado en el Perú.

En ese sentido, que la candidata afirme que de llegar a la presidencia el Estado no contratará con Odebrecht podría ser sinónimo de tirarse abajo el acuerdo de colaboración eficaz.

Barata declaró que Odebrecht colaboró con un millón de dólares en la campaña de 2011 de Keiko Fujimori, que este dinero se entregó en dos armadas en efectivo y otros empresarios también reconocieron haber dado fuertes cantidades de dinero para la misma causa.

También se destapó una red de pitufeo de aportes y aparecieron otros testigos y colaboradores, por esta razón la Fiscalía pidió en su contra detención preliminar y estuvo en prisión varias veces en los últimos dos años.

La referencia a Odebrecht y a su no contratación en un eventual Gobierno suyo ha disparado las alarmas. El acuerdo de colaboración eficaz existe y si no se cumple las consecuencias para la lucha contra la corrupción pueden ser brutales.

Lo que sí tendrá lugar pronto es el juicio oral en su caso por lavado de activos. Si es presidenta quedará en pausa para ella pero seguirá para sus coacusados.