Entró al Hospital Almenara por cálculos renales y le amputaron las extremidades

Shirley Meléndez Tuesta espera respuesta de las autoridades de EsSalud sobre su caso que cambió radicalmente su vida

Su vida cambió radicalmente, luego de ser operada en el Hospital Almenara

Shirley Meléndez Tuesta dejó su natal Amazonas y a sus dos hermanas menores hace nueve años, para estudiar Administración de Negocios Internacionales en la Universidad Federico Villarreal, objetivo que cumplió al obtener su licenciatura. 

[LEE: Mujeres denuncian que quedaron desfiguradas tras someterse a tratamientos de belleza]

Sin embargo su vida cambió radicalmente, luego de ser operada en el Hospital Almenara. Ingresó por un problema de cálculos renales y terminaron amputándole las piernas y manos. 

“Yo había entrado caminando, simplemente me fui preocupada porque no podía miccionar para pasar a estar en un riesgo de muerte (…) que una persona venga y te diga tiene que amputar me parece demasiado cruel”, dijo Shirley Meléndez a Cuarto Poder

La primera operación para extraerle cálculos del riñón izquierdo se realizó el pasado 15 de enero. Un mes después, el 20 de febrero, se efectuó la segunda intervención, al riñón derecho. 

Sin embargo no pudieron extraerle todos los cálculos del riñón derecho. Seis días más tarde fue operada por tercera vez  y, según los médicos, su riñón quedó libre de cálculos. Sin embargo, a los 10 días, el 12 de marzo, Shirley volvió por emergencias. 

“El doctor que estaba ahí que era el doctor Ángel Gonzales me dice Shirley en la tomografía veo que aun tienes cálculos pero doctor le digo cómo eso es posible”, afirmó. 

Dos horas después de la colocación del catéter Shirley Meléndez empezó a sentirse muy mal. Alrededor del mediodía se desmayó. Con un cuadro de infección generalizada, fue inducida al coma. Cada vez más grave, el 31 de marzo le hicieron una traqueotomía y el primero de abril sufrió un paro cardiorrespiratorio. 

Superado este episodio le cambiaron el catéter y le bajó la fiebre. Sin embargo, vendría el momento más delicado cuando los médicos informaron a sus padres que se le había necrosado las manos y los pies y que debían amputarlas. El 5 de abril la operaron. 

Los urólogos del Hospital Almenara clasificaron a Shirley Meléndez como una paciente formadora de cálculos renales. Negaron también haberle dejado piedra alguna en el riñón derecho y afirmaron más bien que los cálculos que hoy aparecen en su organismo son nuevos. 

El 25 de mayo, Shirley Meléndez grabó la conversación que tuvo con el doctor Freddy Pacheco, uno de los médicos que la operó. 

[LEE: Hospital de la Policía: denuncian que infraestructura sigue en mal estado]

“Ambiental a mí me quieren arrimar tu caso, nadie quiere atenderte. Ya los de UCI me habían demostrado que el catéter era el que estaba infectado ¿O sea el catéter que tenía yo estaba infectado? Tenía un germen”. El doctor Freddy Pacheco asegura por su parte que Shirley malinterpretó su explicación.