Educador Juan Borea: Los testimonios de quienes lo acusan de abuso sexual

16 exalumnos del colegio Héctor de Cárdenas acusan al reconocido educador

Juan Borea. Cuarto Poder / Foto: Andina

Un grupo de personas denuncian, entre 20y 25 años después, abuso sexual por parte del director de su colegio Juan Borea Odría, fundador y pilar del colegio limeño Héctor de Cárdenas.  Hasta hace muy poco era un referente en educación que llegó a ser asesor del Ministerio de Educación y recibió las palmas magisteriales.

[LEE: Fuerza Popular propondrá crear comisión que investigue abusos sexuales]

Daniel tiene ahora 33 años, es soltero y se dedica a la música. Denuncia haber sido víctima de juan borea cuando tenía 12 años. Era, según dice, “de sus protegidos”. Rafael tiene 33 años y es ingeniero químico. Entró becado al colegio Héctor de Cárdenas en 1993 cuando su padre apareció muerto en la Dircote. Borea fue su mentor, la figura paterna, en buena medida el sostén de la familia.

Gabriel tiene 40 años, es artista plástico. Entró al colegio cuando sus padres se separaron, cambió de casa, de barrio y de colegio. Dice que entró al colegio deprimido. Denuncia que fue víctima de abuso cuando tenía entre 8 y 9 años.

Daniel Kudó tiene 39 años, es músico, tiene una hija y otra en camino. Era de los “hijitos de Juan, de los protegidos”. Denuncia haber sido víctima del mismo tipo de abuso sexual cuando tenía entre 12 y 13 años.

Denuncian con distintas palabras un mismo patrón de abuso sexual. Aseguran que les daba a elegir entre una sanción con nota a los padres o el castiguito, que consistía en llevarlos a su cuarto, porque Juan Borea vivía en el colegio, o a la dirección. Hacerles cosquillas en el cuerpo, hacerlos descalzar, ponerlos de espaldas a él y mientras les hacía cosquillas en el pie ponerlo sobre sus genitales. Dicen que esto era vox populi en el colegio.

Rafael fue quien primero contó su testimonio en una red social, de ahí se fueron sumando más y más. Hasta ahora hay 16 exalumnos que han contado su historia en redes y que están dispuestos a denunciar. Al poco de estallar el escándalo Juan Borea Odría emitió un comunicado, dejó la dirección del colegio y devolvió las Palmas Magisteriales.

En su comunicado dice textualmente:

“En principio quisiera aclarar que en ningún momento hubo ninguna instancia de abuso sexual. Es cierto que durante algunos años de mi vida, les pedí a algunos alumnos que se sacaran los zapatos y las medias para hacerles cosquillas en el pie, en aquél momento no pensaba que este comportamiento pudiera hacerles daño a los alumnos”.

Juan Borea Odría no ha prestado ninguna declaración, su abogado dice que lo hará en el momento pertinente ante las instancias correspondientes.

Se sabe también que en 1999, Juan Borea Odría fue increpado por miembros de su comunidad por este tipo de actitudes. Entonces dejó el colegio un año y se fue a un retiro espiritual en Sicuani, Puno. Al parecer a su vuelta volvió a practicar su ‘castiguito’, hay un testimonio que denuncia abuso sexual en el 2003.

Ahora son hombres hechos y derechos pero lo que denuncian ocurrió cuando eran niños que poco o nada sabían de sexualidad y que no tenían cómo decir no. Procesarlo les ha llevado años de culpa, de vergüenza, de miedo y de frustraciones.

La 19 Fiscalía Penal Provincial de Lima ya ha iniciado de oficio una investigación preliminar por delito de ofensas contra el pudor. Pero ellos ya se han organizado para denunciar a título personal. Por el momento son 16.

El problema es que los delitos contra el pudor prescriben antes de que los afectados sobre todo si son niños, sean capaces de procesar y hablar. El proyecto de ley para que esto cambie es todavía una propuesta, pero ellos no están dispuestos a echar marcha atrás. Sienten que se puede hacer justicia de muchas maneras.

[LEE: Caso Sodalicio: fiscalía dispuso reabrir el caso]

Pese a la norma vigente, legalmente, sus abogados consideran que hay caso y la van a pelear. Lo que todavía no quiere responder la defensa de Juan Borea Odría es si su estrategia legal va a ser la de plantear la prescripción e intentar así cerrar el caso.