Los detalles del robo sistemático de miles de galones de combustible del Ejército

Según un documento fiscal, el caso comprende a los ex comandantes generales del Ejército Luis Ramos, Jorge Celiz, Ricardo Moncada, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, César Astudillo, entre otros.

Foto: Captura de video.

El Ministerio Público allanó este martes las viviendas de 12 implicados en la investigación de la presunta sustracción y venta de combustibles asignados al Ejército del Perú.

La Fiscalía especializada en delitos de corrupción de funcionarios de Lima Sur había pedido la detención preliminar contra los jefes militares involucrados en el caso, incluyendo el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, César Astudillo.

Ello en el marco de la investigación por presunto peculado doloso por apropiación. No obstante, el Poder Judicial sólo dictó los allanamientos de inmuebles.

En el documento fiscal, al que tuvo acceso América Noticias, se informa sobre el robo sistemático de miles de galones de combustible del Ejército, alcanzando a altos mandos del instituto castrense.

Aparece el nombre del general César Astudillo Salcedo, quien fue Comandante General del Ejército entre 2017 y 2018.

De acuerdo a la resolución fiscal, a Astudillo se le asignaba mensualmente una determinada cantidad de combustible para usarlo en su unidad. Sin embargo, se calcula que le sobraban 1500 galones de combustible que eran comercializados, en vez de ser devueltos.

Ello podía dejar ganancias de S/15 000 cada mes, por lo que las investigaciones apuntan a que Astudillo percibió S/150 000 en los diez meses que estuvo en el cargo. La imputación fue corroborada por un aspirante a la colaboración eficaz.

Astudillo también es investigado por encubrimiento. La fiscalía sustenta que el jefe de las Fuerzas Armadas recibió un documento de inteligencia militar donde se alertaba sobre la venta ilegal de combustible, pero no se tomaron acciones contra los responsables. La modalidad del robo es igual: la apropiación del combustible y luego su reventa.

Este caso también comprende a los generales Luis Ramos Hume y Jorge Celiz Kuong, ex comandantes generales del Ejército.

En el caso de Ramos, cuando estuvo en el máximo cargo de la institución, se calcula que habría recibido S/360 000 por la venta ilegal de combustible.

Sobre Celiz, la Fiscalía detectó que se apropió de combustible cuando fue Director de la Escuela Militar de Chorrillos, jefe de Comando de Salud del Ejército y cuando fue nombrado Comandante General del Ejército. Sus ganancias estimadas llegan a los S/460 000, según la investigación.

Asimismo, del general Ricardo Moncada Novoa, otro implicado en el caso, se sostiene que habría recibido S/38 400 por el combustible robado en los cuatro meses que fue comandante General del Ejército.