COVID-19: ¿Qué utilidad tienen los detectores de dióxido de carbono en la prevención de la enfermedad?

El doctor Elmer Huerta nos explica cómo funciona el dispositivo y su relación con la prevención del coronavirus

Foto y video: América TV

Determinar la presencia del dióxido de carbono (CO2) en un ambiente es importante debido a que el COVID-19 es una enfermedad eminentemente transmitida por aerosoles (gotas microscópicas que se quedan flotando en el aire).

Científicos han logrado determinar que la concentración de dióxido de carbono en un lugar cerrado determinará cuánto se ha intercambiado el aire, es decir, si en el espacio hay una correcta ventilación. 

El doctor Elmer Huerta explicó que si un detector de dióxido de carbono, muestra que está por encima de 1000 partes por millón, el aire no es sano y la habitación no está ventilada.

"Lo normal es tener en una habitación alrededor de 500 o 600 partes por millón", indicó Huerta. 

El especialista en salud pública señaló que este dispositivo tiene alta sensibilidad y posee sensores en la parte alta. 
 

"Si tú entras a un local de clases, a un local donde hay gente y está en 8000 o 5000 significa que este ambiente está súper cargado y que, si allí han habido personas que han tenido el virus, puede estar flotando aerosoles de coronavirus, por lo tanto, se necesita ventilar y abrir las ventanas", agregó.