El campamento de Antamina se convirtió en un foco infeccioso de COVID-19

Los trabajadores de la empresa y los terceros salieron del centro y trasladaron el virus a otras zonas aledañas

Ocurrió en el campamento de Antamina. Foto: Cuarto Poder

Esta semana, la minera Antamina, ubicada en Huari, Áncash, reconoció que de 500 trabajadores que pasaron pruebas moleculares, 210 dieron positivo a coronavirus. El viernes pasado falleció el primer trabajador a causa de este mal.

La primera señal de alerta la hizo, mediante una protesta, un grupo de trabajadores de APC, empresa contratada por Antamina para tercerizar servicios como la alimentación y la lavandería.

Esta manifestación ocurrió luego de que se diera a conocer el primer caso positivo en el campamento y que fue llevado a Huaraz, donde se convertiría en el caso cero de esa ciudad.

El Gobierno autorizó la actividad minera en distintas zonas del país el 15 de marzo. Unas 2400 personas, entre personal de planilla de Antamina y de empresas tercerizadas quedaron confinadas en Yanacancha, desde el 20 de marzo.

Pero la estrategia de la minera falló. Muchos trabajadores salieron por sus propios medios de la operación una vez conocido el primer caso, sin conocer si estaban contagiados o no.

Ellos solo firmaron una declaración jurada en la que eximían de responsabilidad a la empresa a la que pertenecían. Los infectados aparecieron en los distritos aledaños a la operación minera.

Por lo pronto, la Municipalidad de San Marcos, que tiene 11 infectados, ha denunciado a la empresa ante el Ministerio Público de ese distrito.

Algunos trabajadores, como Eduardo Trujillo de APC quien salió por su cuenta el 13 de abril, fue despedido por abandono laboral. La compañía minera no dio ninguna declaración al respecto al programa Cuarto Poder.

LEE TAMBIÉN: Reinicio de actividades: Los rubros que empezarán a operar en la Fase 1

ETIQUETAS: