Ataques a inspectores y serenos: Autoridad al agua

Las agresiones a fiscalizadores no generan detenidos ni sancionados

Foto: Cuarto Poder

Los fiscalizadores de la Municipalidad de Lima recorren diferentes barrios para pedirle a los padres que retiren sus piscinas de la vía pública.

Muchos de ellos las instalan en las pistas, se bañan e incluso hacen fiestas en plena pandemia. Cuando los agentes les piden que se retiren, los dueños los agreden.

No hay detenidos ni sancionados, es el reino de la impunidad.

Pero no solo se da en las calles del Cercado sino también ocurre en el emporio comercial de Mesa Redonda, donde ambulantes implantan su ley.

Para la antropóloga Genara Castillo, estas conductas son más notorias porque los agresores imitan las acciones de quienes vieron que golpear a una autoridad no generan sanciones efectivas.

Solo se ha impuesto, en lo que va de 2021, 5 denuncias por parte de la Municipalidad de Lima por agentes heridos. Las sanciones, por ahora, son inexistentes.