COVID-19: Voluntario por el que se pausaron ensayos de la vacuna de Oxford sufre mielitis transversa

Investigadores analizan si el paciente desarrolló la enfermedad a consecuencia de la vacuna

Ensayos de vacuna contra el COVID-19 se detuvieron temporalmente.

El voluntario que ha hecho parar temporalmente los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca y la Universidad de Oxford sería un hombre afincado en Reino Unido que sufre una mielitis transversa, un síndrome inflamatorio que afecta a la médula espinal y que suele ser provocado por infecciones virales, informó The New York Times.

Según la información de The New York Times, se explica que por el momento no está claro si el paciente ha desarrollado la enfermedad a consecuencia directa de los efectos de la vacuna de Oxford, pero ante la duda se ha optado por hacer una revisión completa.

La farmacéutica AstraZeneca por el momento no ha querido hacer más comentarios sobre el tema, más allá del comunicado donde hablan de “una enfermedad potencialmente inexplicable”, aunque esperan que el paciente se recupere pronto.

El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, afirmó a la cadena SkyNews que esta interrupción no es un revés, ya que es algo normal en los ensayos clínicos . Señaló que la vacuna de Oxford ya tuvo que pausarse antes del verano y que eso se resolvió sin problemas.

Ayer, la farmacéutica AstraZeneca interrumpió los ensayos de la tercera fase de la vacuna contra el coronavirus que tiene entre manos con la Universidad de Oxford. En un comunicado explicó que tenían que revisar sus investigaciones luego de que uno de los voluntarios experimentara un efecto secundario nocivo.

La vacuna de Oxford estaba en las fases finales de los ensayos clínicos, que es la última etapa antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población. 

Mielitis transversa
Es una inflamación de la médula espinal que podría dañar el material aislante que cubre las fibras de las células nerviosas (mielina).

Según información de la Clínica Mayo de Minnesota, la mielitis transversa interrumpe los mensajes que los nervios de la médula espinal envían al resto del cuerpo y puede causar dolor, debilidad muscular, parálisis, problemas sensoriales o disfunción de la vejiga y el intestino.

El tratamiento para superar la mielitis transversa incluye medicamentos junto a terapia de rehabilitación. Generalmente, quienes la padecen se recuperan al menos parcialmente, aunque las personas con ataques severos a veces padecen discapacidades significativas.