Atentados de París: tercer yihadista de Bataclan regresó de la guerra siria

Natural de Estrasburgo, en el este del país, su nombre era el único que faltaba del comando que la noche en que tocaban los estadounidenses Eagles of Death Metal. 

Atentados de París: tercer yihadista de Bataclan regresó de la guerra siria

Foued Mohamed-Aggad. (Vía: Twitter)

El tercero de los terroristas que el pasado 13 de noviembre atacaron en París la sala de conciertos Bataclan fue identificado hoy como Foued Mohamed-Aggad, un francés de 23 años que había viajado a Siria para unirse a grupos yihadistas en el conflicto que vive ese país.

Natural de Estrasburgo, en el este del país, su nombre era el único que faltaba del comando que la noche en que tocaban los estadounidenses Eagles of Death Metal irrumpió en la sala Bataclan con fusiles kaláshnikov y explosivos y mató a 90 personas, además de herir a más de dos centenares.

Su madre, de origen marroquí, puso a la Policía tras su pista después de recibir un SMS de un número sirio en el que se le comunicaba que su hijo había muerto como "mártir" en la capital francesa.

[LEE: París: muestras de afecto no cesan a casi un mes del ataque terrorista]

Los investigadores cotejaron posteriormente su ADN con los restos hallados en la sala de conciertos, en la que los terroristas se hicieron saltar por los aires con chalecos explosivos tras la masacre.

Los otros dos asaltantes eran Sami Amimour, de 28 años y nacionalidad francesa, e Ismail Omar Mostefai, de 29 y también francés, que desde 2010 estaba fichado por los servicios secretos como posible radical islamista.

Los tres, según destacó hoy el diario "Le Monde", habían partido a Siria para hacer la yihad (guerra santa). En el caso de Aggad, se fue en diciembre de 2013, junto con su hermano Karim, actualmente encarcelado, y otros ocho jóvenes, todos ellos procedentes del conflictivo barrio de Meinau de Estrasburgo.

Dos de ellos murieron allí rápidamente, y el resto salvo Foued volvieron a Francia entre febrero y marzo de 2014, antes de ser detenidos en mayo por su escapada yihadista e imputados por asociación de malhechores con fines terroristas.

[LEE: Ollanta Humala dejó flores en memoria a las víctimas de atentados en París]

"Decidimos ir allí para ver qué pasaba realmente. Estábamos hartos de las habladurías de unos y otros, de ver vídeos, y fuimos para hacernos nuestra propia idea", aseguró uno de ellos ante los jueces de instrucción, con quienes, según "Le Monde", se "anduvieron con rodeos" sobre su implicación en el Estado Islámico (EI).

Aggad acababa de tener un hijo en Siria antes de su vuelta a Francia, y aunque su madre asegura que hablaba con él a diario, nunca le detallaba su día a día.

Su radicalización, según su padre, que no vivía con él, fue progresiva. Se dejó crecer la barba y empezó a rezar. "Pero de ahí a imaginar lo que iba a pasar después… Francamente, no lo vimos venir", añadió el progenitor en el diario "Le Parisien".

[LEE: París: difunden foto del tercer suicida del Estadio de Francia]

"¿Qué ser humano puede hacer lo que hizo? Si hubiera sabido que algún día cometería algo así, lo habría matado yo antes", añadió Saïd Mohamed-Aggad, que dijo haberse enterado por los medios de la participación de su hijo en los atentados.

La Policía de Bélgica y de Francia siguen el rastro de Salah Abdeslam y de Mohamed Abrini, contra los que se ha lanzado una orden de busca y captura por su presunta implicación en esa matanza, que llevó al Gobierno francés a decretar el estado de emergencia hasta el próximo 26 de febrero. 

ETIQUETAS: