Pasión de Gavilanes: Revelan los secretos de la exitosa novela después de 17 años

La novela fue protagonizada por Danna García y Mario Cimarro en 2003

Pasión de Gavilanes: Revelan los secretos de la exitosa novela después de 17 años

Pasión de Gavilanes fue una de las novelas colombianas más vistas en nuestro país entre el 2003 y 2004. Fue protagonizada por Danna García, Mario Cimarro, Paola Rey, Juan Alfonso Baptista, Michel Brown y Natasha Klauss. 

Han pasado 17 años de la romántica historia, pero sus actores siguen siendo muy recordados, sobre todo Danna García, quien hace poco, acaparó titulares al revelar que había dado positivo para coronavirus

Recientemente, se revelaron los secretos y anécdotas de la ambiciosa producción de Telemundo

Danna García no iba a ser la protagonista: 

El protagónico de Pasión de Gavilanes no era en un inicio para la actriz colombiana. 
"Yo no era la primera opción. Había otras actrices que rechazaron mi personaje. Yo entré de última, creo que fue el último personaje que entró en el elenco", reveló Danna. 

 

Natasha Klauss no hizo casting para ser Sarita:


“Yo no hice el casting para Sarita y el productor me llama un día, después de un tiempo, digamos como un mes después, y me dice ‘no quedaste en el papel de Rosario Montes, pero te tengo una noticia, quedaste en el papel de una de las hermanas'", declaró Natasha. 

 

 

El drama de Lorena Meritano, la villana de la novela

A Loreno Meritano le costó caro interpretar a la malvada Dínora. ¿Por qué? 

"Lo que lloré filmando Pasión de gavilanes, me decían cosas horribles en la calle. Mi papá me decía que era porque lo estaba haciendo bien para calmarme. No podía ir al supermercado o, una anécdota increíble, de una señora gritándome barbaridades en un centro comercial en Bogotá", contó la actriz. 

 


Terrible accidente de Mario Cimarro:

Al actor cubano lo tumbó un caballo mientras grababa la entrada de Pasión de Gavilanes. Cimarro se partió dos costillas. 

 

 

¿Las tres protagonistas?

Natasha Klauss no sabía que las tres hermanas Elizondo se convertirían en las protagonistas de la historia. 


"No sabíamos que éramos tres protagonistas, por lo menos yo no lo sabía. Cuando se empieza a desarrollar toda esta historia maravillosa empezamos a descubrir cómo cada pareja fue ocupando un momento de la historia, esto fue divino, porque yo creo que ese fue el éxito de Pasión de gavilanes", recordó. 

 

 

La verdad sobre el bebé de Norma y Juan Reyes

Juan David, el bebé de Norma y Juan Reyes, en realidad era una niña. 
"Era una bebé. No tenía nada que ver con elenco, pero ella empezó a caminar con nosotros, los primeros pasos los dio con nosotros. Y hoy en día esta niña tiene 17 años", reveló Natasha Klauss. 

 

 

 

 

Danna García tenía pánico a los caballos

Aunque su personaje era una experta jinete, Danna les tenía pánico a los caballos. Debido a ello, la actriz se montaba en los hombros de un camarógrafo para grabar las escenas.

 

 

Mario Cimarro sí le escupió a Lorena Meritano

Pese a que no estaba en el guion, Mario Cimarro escupió a su compañera Lorena Meritano durante una de las escenas que grabaron como Juan Reyes y Dínora Rosales. ¿Qué pasó?

"Me acuerdo que me escupió una vez, que no estaba en el libreto, pero cuando lo tenía atado y le daba látigos me escupió de verdad, pero si al personaje le suma yo nunca me ofendí con él y él lo hacía en beneficio de todos, en beneficio del proyecto", expresó Lorena. 

 

Lo que no se sabía de Mario Cimarro 

 

La química que se vio entre Juan Reyes y Norma Elizondo se debió a Mario Cimarro, pues era el creador de muchos de los románticos momentos de Pasión de Gavilanes. 

"Él creaba unas escenas como de pasión y de entrega… Él las transformaba. Mario fue el que hizo que esa pareja fuera más inolvidable porque le metía romanticismo y pasión y cosas", se sinceró años después Danna. 

 

 

 

El enemigo número uno de los protagonistas

El frío les jugó una mala pasada a los actores de la novela. Por lo que muchas escenas se tuvieron que doblar posteriormente en el estudio. 

"No podíamos del frío. A la final tocó ir al estudio a doblarla. Esa agua era helada, de verdad pero que agua con hielo", recordó Paola Rey sobre una escena subida de tono que grabó con Juan Alfonso Baptista en una cascada.