Senderista responsable de 11 muertes fue capturada en España

La mujer se mantuvo oculta con otra identidad durante casi 30 años

Senderista responsable de 11 muertes fue capturada en España

Senderista María Hilda Pérez Zamora. Foto: captura de TV

Tenía una orden de captura internacional. Se le atribuye la muerte de 11 personas. Para la Policía es una importante integrante de Sendero Luminoso. Y se escondía en España con otro nombre. 

“Ha fallecido personal del Ejército Peruano, personal de la Policía Nacional y civiles. En la zona de Angasmarca, en la zona de Santiago de Chuco y también en el ataque que realizaron en un bus, donde falleció un comandante de la Policía Nacional”, contó el jefe de la Dirección contra el Terrorismo, José Baella.

LEE¿Qué es el caso Pativilca y por qué está implicado Alberto Fujimori?

Se llama María Hilda Pérez Zamora y tiene 47 años. Baella también indicó que “ella desde muy joven militó en Sendero Luminoso porque su familia también son integrantes de Sendero Luminoso. Haber logrado ubicarse como un mando militar, significa que ha tenido una buena formación ideológica”.     

La historia de esta menuda mujer se encuentra en estos amarillentos atestados de la Policía. Sus ataques se perpetraron entre 1990 y 1992. Se le considera un mando del Comité Regional del Norte de Sendero Luminoso

“Los mandos militares tienen ascendencia dentro del grupo. Es el que conduce la operación, el militar es el que recluta a la gente, el que organiza la gente y el que realiza la acción. Es una persona sanguinaria que busca cumplir el objetivo: matar a las personas, aniquilar a las personas selectivamente”, manifestó el jefe de la Dirección contra el Terrorismo.     

LEEMausoleo en Comas: Corte IDH rechazó pedido para evitar su demolición

Después que el buró político fue encarcelado, María Pérez desapareció de escena. Su nombre reapareció en España, casi 30 años después. “La justicia tarda pero llega. Ella tendrá que retornar al Perú próximamente extraditada por la Interpol para que pueda ser juzgada”, dijo Baella. 

María era ahora Marian. Y su segundo apellido dejó de ser Zamora para convertirse en Zambrano. Regentaba un bar en Madrid, pero esta semana, la Policía le sirvió el peor trago de su vida al capturarla.