Sada Goray asegura que fue utilizada por Patricia Benavides para beneficiarse y conseguir aliados en el Congreso

La empresaria Sada Goray cuenta en una carta de 16 páginas su encuentro con Patricia Benavides en Miami, un encuentro negado por la exfiscal de la Nación

Video: Cuarto Poder

Es su firma, a puño y letra. Sada Goray, la empresaria que confesó haber pagado 4 millones de soles en coimas a Salatiel Marrufo, entonces hombre fuerte del Ministerio de Vivienda durante el gobierno de Pedro Castillo, hoy está sola en un penal de mujeres; pero a casi un año de su detención ha decidido contar un pasaje de su historia que poco sabíamos.

Un encuentro que, como si fuese un pasaje bíblico, primero fue negado o, mejor dicho, ocultado por una de las protagonistas, la exfiscal de la Nación, Patricia Benavides.

Sada Goray empieza a narrar lo que pasó en la segunda mitad del 2022. Ella cree que el interés principal de la Fiscal de la Nación no era conocer sobre los pagos a funcionarios del Ministerio de Vivienda, sino contra otros funcionarios que trabajan en el Congreso.

“Luego de la caída del régimen, y de haber contado lo que Salatiel Marrufo me contó, enfrenté otra embestida, los de los llamados “niños”, sin saberlo, la persona que conocí en el Consulado de Perú en Miami en enero del 2023, y que se mostró cercana, sensible y comprometida, estaba envuelta en la misma trama que estos “niños”, se lee en una página de la carta.

“…me refiero a la señora Patricia Benavides, que con engaños se acercó a través de mi abogado para decirme que me protegería, que tenía que contar la verdad, que quería saber de más hechos de corrupción”, agrega.

“Señora Benavides, le creí cuando me dijo que sabía la corrupción que estaba enquistada en la construcción y que quería combatirla, creí en sus ojos con lágrimas cuando le conté sobre la emoción de una familia al recibir una casa por primera vez en su vida, aunque el fin no justifica los medios, y yo estuve equivocada, usted lo aceptó y se emocionó. Nunca pensé que hablarle de algunos congresistas me llevaría no solo a prisión injustamente, sino que usted haría todo lo posible por alcanzar su plan criminal, con tal de salvar a su hermana, usándome a mí y a otros como ‘Chivo expiatorio’ de las culpas de otros”, denuncia.

Goray cree que, con su declaración, el objetivo principal de Benavides era conocer cuánta información tenía sobre los denominados “Niños”.

“Sentía que la doctora Benavides y su equipo, por fin estaban tomando cartas en el asunto, pero ahora me doy cuenta que todo fue una estrategia para conocer mi declaración, para indagar por los congresistas, para saber qué otra información podía tener que sea de interés para cualquier actividad ilícita, en lo que quizás podría estar implicada”, subraya.

Relacionadas